Venezuela. El Gobierno de Venezuela sostuvo este martes que el presidente estadounidense, Donald Trump, tiene una "obsesión fatal" con el país y lo acusó de exhortar a los líderes de Latinoamérica a redoblar una campaña contra el mandatario Nicolás Maduro.

En una cena el lunes con presidentes de la región, en el marco de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Trump dijo que quiere una "restauración" de la democracia en Venezuela pronto porque el país está colapsando.

"Es vergonzoso y detestable que el presidente Santos, buscando prevenir una sanción por parte del gobierno estadounidense por el incremento desmesurado de la producción de cocaína, recurra a la táctica de proyectar a Venezuela como un factor de desestabilización", añadió la cancillería.

"El presidente Trump tiene una obsesión fatal con Venezuela producto de sus ideas supremacistas blancas, pero contamos con los pueblos del mundo", dijo el gobierno en un comunicado.

La administración de Maduro agregó que en la cena los mandatarios de Argentina, Brasil, Colombia y Panamá "fueron conminados a incrementar la campaña de agresiones".

Trump sostuvo que Estados Unidos, que ha aplicado sanciones financieras contra Venezuela, está listo para dar pasos adicionales si el gobierno socialista de Maduro continúa en el camino hacia un régimen autócrata.

Venezuela, que sufre una inflación de tres dígitos, escasez de alimentos y medicamentos, también cuestionó los señalamientos hechos en la reunión por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

"Es vergonzoso y detestable que el presidente Santos, buscando prevenir una sanción por parte del gobierno estadounidense por el incremento desmesurado de la producción de cocaína, recurra a la táctica de proyectar a Venezuela como un factor de desestabilización", añadió la cancillería.

Santos se ha vuelto muy crítico de Maduro, quien por su parte asegura que la crisis política y económica es consecuencia de una "guerra económica" de la oposición. El presidente colombiano se alineó con la postura de Washington, que impuso sanciones a Caracas para detener lo que considera una dictadura.

"Nos duele Venezuela. Nos duele la destrucción paulatina de su democracia. Nos duele la persecución a la oposición política y la violación sistemática de los derechos de los venezolanos", dijo Santos el martes en su discurso ante la ONU.

"Hoy le he reiterado mi llamado al secretario general y a toda la comunidad internacional a que apoyemos al pueblo venezolano en la búsqueda de una solución pacífica que los regrese al cauce del progreso, de la democracia y de la libertad", agregó.