“Indudablemente es la peor de todas”, lamentó la ministra de Salud de Paraguay, Esperanza Martínez, al ser consultada este martes respecto a si la actual epidemia de dengue es más fuerte que la de 2007.

Martínez comentó que en cuanto a muertos, que actualmente suman 23, ya se superó la cifra alcanzada hace cuatro años, cuando se registraron 17.

Aseguró que la situación empeoró por la circulación de un nuevo tipo de virus del dengue, el serotipo 2, y el gran número de personas que quedaron sensibles por haber padecido la enfermedad en epidemias anteriores.

Indicó además que no hubo un trabajo coordinado por los municipios. “Hay problemas estructurales que no pueden ser mejorados”, afirmó al cuestionar que no se hayan realizado las tareas de limpieza previamente en cada ciudad.

La ministra comentó que -a pesar de haber insistido- los intendentes no reaccionaron previamente ante el mal.

“No sé si les tengo que poner una pistola a los intendentes. El propio presidente (Lugo) les llamó el 8 de enero y les dijo que hagan su plan ambiental”, manifestó.

Debido a la actitud de los jefes comunales, el gobierno no puede llevar adelante planes preventivos y se limita a realizar planes de contingencia, aseveró en contacto con la 780 AM.

El dengue suma más de 7.000 pacientes en lo que va del año. Hay otros 22.000 casos sospechosos en todo el país.