Trípoli. El nuevo gobierno de Libia reforzó este sábado la seguridad en Trípoli con controles policiales adicionales y registros casa por casa, después de que se produjeran combates en la capital con partidarios de Muammar Gaddafi, aumentando los temores de una insurgencia.

A lo sumo algunas decenas de combatientes leales a Gaddafi acudieron este viernes a ciertos vecindarios de la ciudad conocidos por su apoyo al depuesto gobernante.

Pero aún así fue la primera señal de resistencia armada ante el Consejo Nacional de Transición (CNT) en Trípoli desde que sus fuerzas tomaron la capital en agosto y pusieron fin a 42 años de gobierno autoritario.

Fuerzas del gobierno interino establecieron numerosos controles en toda la ciudad, especialmente en los alrededores de Abu Salim, un área de bloques de apartamentos en decadencia.

Combatientes en camionetas atestadas de armas pesadas se ubicaron dentro del distrito, disparando ráfagas ocasionales sobre las casas para hacer sentir su presencia. Soldados de infantería del CNT registraron los edificios, pero no hubo más enfrentamientos el sábado.

"Durante la guerra Gaddafi escondió armas entre la gente de aquí", dijo Ziyad, un combatiente del CNT. Afirmó que él y sus compañeros habían encontrado cinco rifles de asalto AK-47 ocultos en una torre de agua en la terraza de uno de los edificios y otras dos en el sótano.

Residentes afirmaron que la lucha del viernes estalló cuando un grupo de hasta 50 hombres armados acudió al distrito de Abu Salim en la capital y al menos otra área cercana coreando consignas a favor de Gaddafi.

Cientos de combatientes del CNT en camionetas y algunos gritando "Allahu Akbar" (Dios es grande) se dirigieron al distrito de Abu Salim, un bastión apoyo de Gaddafi, y ambos bandos intercambiaron disparos de rifles y ametralladoras pesadas en una lucha campal.

Dos partidarios de Gaddafi y un combatiente del CNT murieron en los actos de violencia, dijo el funcionario Abdel Razak al Oraidi del gobierno interino en una rueda de prensa en Trípoli.

Desde que pasó a la clandestinidad después de que las fuerzas rebeldes capturaron Trípoli el 23 de agosto, Gaddafi ha lanzado una serie de grabaciones de audio pidiendo a sus partidarios que contraataquen.

Sin embargo, el ex hombre fuerte de Libia no ha sido visto y se cree que se esconde en algún lugar del vasto desierto del país norafricano.