Ciudad de México. El gobierno de México informó este viernes que dará la debida consideración a las recomendaciones finales que emita el grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que, por más de un año, asistió en las pesquisas sobre la desaparición de 43 normalistas.

En un comunicado conjunto, la Cancillería, el ministerio del Interior y la fiscalía federal indicaron que la CIDH les comunicó hoy oficialmente que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) concluye su mandato el 30 de abril, día en que tiene previsto entregar su informe final sobre el caso.

Los ministerios y la fiscalía abundaron que después de esa fecha, la CIDH continuará dando seguimiento a la investigación a través de un mecanismo que definirá en consulta con el gobierno de México y las familias víctimas de los hechos, registrados el 26 y 27 de septiembre de 2014 en el sureño estado de Guerrero.

"El Gobierno de la República reitera la valoración positiva de la labor del GIEI y sus aportes en la investigación", indica el comunicado conjunto de las secretarías de Relaciones Exteriores (SRE) y de Gobernación, y la Procuraduría General de la República (PGR).

"El Estado continuará dando la atención correspondiente para la efectiva implementación de las medidas cautelares de referencia, para lo que las recomendaciones que formulará el GIEI en su informe final serán debidamente consideradas, como se ha venido haciendo a la fecha", agrega.

La finalización del trabajo del GIEI estaba pactada por las partes para el 30 de abril, sin embargo la CIDH pugnaba para que el plazo se ampliara, según explicó, a petición de las familias de los normalistas debido a que aún no se esclarece el caso.

El gobierno mexicano informó el 13 de abril su negativa a la prórroga, por lo que la CIDH confirmó la mañana de hoy en su sede, en Washington, que el GIEI no seguiría en México una vez terminado su plazo de trabajo.

Los normalistas desaparecieron tras ser privados de su libertad por policías de la municipalidad de Iguala que después los entregaron al grupo criminal Guerreros Unidos, cuyos miembros los habrían asesinado y calcinado en un basurero, según la hipótesis de la fiscalía federal.

Padres de varios de los estudiantes desaparecidos iniciaron la tarde de hoy un plantón de 43 horas afuera de la sede central de la Secretaría de Gobernación, ubicada en el centro de la Ciudad de México.

En su protesta, los familiares exigieron que la fiscalía ahonde en una línea de investigación que gira en torno a la posible participación de dos policías federales durante los hechos en los que varios de los normalistas fueron privados de la libertad por los oficiales municipales.

Dicha línea de investigación fue divulgada la víspera por la oficina del Ombudsman mexicano, aunque la fiscalía y la Policía Federal señalaron después que la posible intervención de los policías federales era investigada desde hace meses.