Seul. El ministro de Finanzas de Gran Bretaña, George Osborne, dijo que su país había logrado el respaldo de Alemania, Francia e Italia en su intento de limitar el crecimiento del presupuesto de la Unión Europea (UE) para el 2011 a un 2,9%.

Osborne dijo que el primer ministro David Cameron había convocado a una reunión con la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Nicolas Sarkozy y el primer ministro italiano Silvio Berlusconi para discutir el tema durante la cumbre del G-20.

"Todos acordaron que nos quedaríamos con un 2,9% y nada más", dijo Osborne a periodistas en Seúl.

"Un aumento mayor sería inaceptable para la población en momentos como éste", agregó.

Las negociaciones entre los legisladores europeos y los gobiernos del bloque sobre la dimensión del presupuesto para el 2011 colapsaron este jueves amenazando con desorganizar las finanzas de la UE.

Los negociadores establecieron una última reunión para este lunes. Si fracasan, ello debilitará muchos programas del bloque.

Por ley, a menos que haya un acuerdo, el presupuesto del bloque para el año próximo será el mismo que el del 2010 con desembolsos en doce partes iguales en el correr del año. El plazo para un nuevo documento es el 15 de noviembre.

Al comienzo de las negociaciones, el Parlamento Europeo ofreció bajar su demanda por un aumento de un 6,2% en el presupuesto desde los 123 mil millones de euros (US$167 mil millones) del año pasado y respaldar un alza de un 2,9% , el máximo que los gobiernos están dispuestos a aceptar, dijo el presidente del organismo Jerzy Buzek.

Pero a cambio, el parlamento solicitó una serie de garantías sobre el financiamiento futuro de la Unión Europea, algo que los negociadores de los gobiernos no quisieron discutir.