Londres. Gran Bretaña estaba negociando este domingo para asegurar la liberación de una unidades de las fuerzas especiales que se cree habría sido capturado por rebeldes en la oriental ciudad libia de Bengasi, dijo un activista de derechos humanos.

Este sábado, el grupo Human Rights Solidarity, que emplea a un número de exiliados libios, señaló a Reuters que un equipo de "ocho fuerzas especiales" había sido capturado por los rebeldes.

Este domingo, la organización con sede en Ginebra dijo a Reuters que los soldados fueron detenidos en un sitio a 10 kilómetros del aeropuerto de Benina, que sirve a Bengasi.

Jiumma Elomami, un integrante del grupo, dijo que los soldados "están bajo arresto pero tenemos información de que las autoridades británicas están ahora negociando su liberación con el nuevo consejo opositor".

El activista agregó que no estaba claro si los funcionarios diplomáticos también habían sido arrestados junto a las primeras tropas de una unidad que ha prestado servicios en Irak y Afganistán.

Rebeldes en Bengasi confirmaron este domingo que habían capturado a miembros de las fuerzas especiales británicas. Agregaron que les están dando un buen trato y que el tema será resuelto en breve.

"Ellos (los rebeldes) capturaron a fuerzas especiales británicas. No estaban seguros si eran amigos o enemigos. Por nuestra seguridad los estamos reteniendo y esperamos que esta situación se resuelva pronto", dijo una fuente del movimiento.

El ministro de Defensa Liam Fox dijo que un equipo diplomático estaba en Bengasi, pero se negó a comentar si hay fuerzas especiales capturadas o en riesgo.

"Puedo confirmar que una pequeña misión diplomática está en Bengasi. Estamos en contacto con ellos, pero sería inapropiado comentar más sobre el tema", dijo el funcionario a la cadena BBC.

Libia vive una revuelta popular que intenta acabar con los 41 años de mandato de Muammar Gaddafi.

Misión secreta. El periódico The Sunday Times informó que rebeldes libios habían capturado a una unidad de las fuerzas especiales británicas en el este del país luego de que fracasara un intento de contacto de una misión diplomática secreta.

El equipo habría sido interceptado mientras acompañaba a un diplomático de bajo rango en el territorio capturado por los insurgentes, aseguró el periódico.

El funcionario preparaba la llegada de un colega de mayor rango en un intento para establecer contactos diplomáticos con los rebeldes, agregó el Sunday Times.

La intervención de las tropas aparentemente habría irritado a miembros de la oposición libia, quienes ordenaron el encierro de los soldados en una base militar, indicó el diario.

Por su parte, Fox descartó el uso de fuerzas militares terrestres británicas en Libia, pero señaló que se mantiene como posibilidad una zona de exclusión aérea. Ministros de Defensa de la OTAN se reunirán entre el 10 y el 11 de marzo para examinar esa opción.

Al ser consultado sobre el posible uso de fuerzas terrestres en Libia, Fox indicó: "Tenemos una vanguardia (de tropas) lista para prestar ayuda humanitaria (...) no hubo ni hay planes de utilizar tropas de tierra británicas".