Londres. Gran Bretaña podría comenzar a retirar sus tropas de Afganistán a partir del próximo año, dijo este miércoles el primer ministro británico, David Cameron.

Londres ha dicho que quiere retirar la mayor parte de su fuerza de 9.500 efectivos de la zona de guerra dentro de los próximos cinco años, en línea con la aspiración internacional de dar a los afganos el control total de su seguridad para fines de 2014.

Estados Unidos, que ha provisto la mayor parte de las tropas extranjeras desplegadas en Afganistán, espera comenzar a traer sus efectivos de vuelta a casa a partir de julio de 2011.

Consultado en una entrevista con BBC Radio 5 Live sobre si Gran Bretaña podría seguir ese camino, Cameron dijo: "sí, podemos, pero esto debería basarse en las condiciones en el terreno".

"Mientras más rápido podamos hacer en distritos y provincias la transición al control afgano, es claro que podremos traer algunas fuerzas más rápido a casa (...) No quiero elevar las expectativas sobre esto, porque la transición debe basarse en cuán bien progresa la situación de seguridad", agregó.

El nuevo primer ministro, al frente de una coalición integrada por conservadores y liberales demócratas que llegó al poder en mayo, dijo que la ciudadanía británica debería tener claro que, para 2015, Gran Bretaña no tendrá "tropas de combate o grandes contingentes" en Afganistán.

Cameron discutió este martes la situación en Afganistán y estrategias de salida con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en su primera visita a la Casa Blanca como primer ministro.

Ambos líderes están bajo fuertes presiones domésticas para que comiencen el retorno de las tropas, pero también han dicho que están decididos a tener éxito en la misión de estabilizar Afganistán.

"La victoria en esta guerra significa que se pueda entregar el control a un Gobierno afgano y a un ejército y una fuerza policial afganos que sean capaces de dar seguridad a su propio país", dijo Cameron en una entrevista con la cadena británica GMTV, emitida también el miércoles.