Roma. Un grupo anarquista italiano se hizo responsable por el envío de paquetes bomba que hirieron a dos personas en las embajadas de Chile y Suiza en Roma, un recordatorio de las amenazas de origen local en un momento de inestabilidad política en Europa.

Un hombre suizo resultó herido de gravedad y fue llevado a un hospital, mientras que un empleado en la embajada chilena sufrió lesiones menores. Una nota fue encontrada adherida a su ropa, donde la Federación Anárquica Informal (FAI) reivindicaba la responsabilidad por el ataque.

"Decidimos hacer oír nuestra voz nuevamente con palabras y hechos. Destruyamos el sistema de dominación, viva la FAI, viva la anarquía", decía la nota, dada a conocer en la tarde por la policía.

Los incidentes eran similares a un episodio ocurrido el mes pasado en Grecia, donde activistas de extrema izquierda enviaron paquetes bomba a gobiernos y embajadas extranjeras en Atenas.

La nota estaba firmada también por la "célula revolucionaria Lambros Fountas" de la FAI, un anarquista griego muerto en enfrentamientos con la policía de Atenas en marzo. También hacía referencia a movimientos anarquistas en Chile, México, España y Argentina.

La FAI es bien conocida por las autoridades italianas. Servicios de inteligencia dijeron en un reporte al Parlamento el año pasado que ésta era "la principal amenaza terrorista nacional de tipo anarquista-insurreccionista".

En diciembre de 2009, el grupo reivindicó una bomba que explotó parcialmente en un túnel bajo la Universidad Bocconi de Milán a las 03.00 hora local, sin causar víctimas.

No se encontró una nota en la embajada suiza, pero la policía dijo que los paquetes que detonaron eran casi idénticos y el sobre quedó totalmente destruido.

"Grecia, Italia y España han visto la presencia de grupos anarco-sediciosos. Son muy violentos", dijo el ministro del Interior, Roberto Maroni, antes de que se encontrara la nota.

Un funcionario policial griego dijo que hasta el momento no había recibido petición de ayuda de la policía italiana. Añadió que las autoridades griegas han incrementado los registros de paquetes en aeropuertos en el país tras los ataques en Italia.

Las dos víctimas estaban trabajando en las salas de recepción de correo de las embajadas cuando los paquetes explotaron en sus manos, hiriendo de gravedad al hombre de la representación suiza, quien fue llevado de urgencia a un hospital.

La explosión de la embajada chilena fue a primera hora de la mañana.

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Alfredo Moreno, detalló en Santiago que aparentemente fue una carta bomba dirigida a una asociación cultural, aunque aclaró que esa información preliminar debe ser chequeada.

La explosión causó lesiones al funcionario chileno César Mella.

El ministro de Relaciones Exteriores de Italia, Franco Frattini, condenó los incidentes, que dijo eran una grave amenaza a las misiones diplomáticas en Roma, pero instó a la precaución y advirtió contra las reacciones alarmistas.

Los ataques, como los ocurridos en Grecia, concentraron la atención en las amenazas domésticas de seguridad en Europa en momentos en que las autoridades han estado advirtiendo sobre el riesgo de ataques por parte de Al Qaeda.

Las explosiones de este jueves llegan en un momento de tensión en Italia, que quedó de manifiesto la semana pasada cuando una protesta estudiantil en contra del Gobierno terminó en los peores incidentes de violencia en Roma en muchos años.

Temores de seguridad. Expertos en desactivación de explosivos registraron las oficinas de la embajada suiza, pero el personal permaneció en el edificio tras el incidente, que ocurrió alrededor del mediodía (1100 GMT).

Los bomberos inspeccionaron la embajada chilena pero se marcharon por la tarde, mientras que también había registros en otras misiones diplomáticas de la capital italiana.

Una fuente de la fiscalía de Roma dijo que el paquete en la embajada chilena había sido enviado desde Italia.

"Estamos revisando nuestra posición de seguridad en Roma en vista de los incidentes de hoy", dijo el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, P.J.Crowley, en Washington.

Se halló también un paquete sospechoso en la embajada ucraniana, pero esa legación diplomática informó después que no se había encontrado ningún objeto peligroso tras la inspección del mismo.

El embajador chileno, Oscar Godoy, dijo que no hubo indicios previos de que se llevara a cabo un ataque.

"Esto es un acto absolutamente irracional y brutal de terrorismo", afirmó a periodistas.

Las explosiones se dieron tras el descubrimiento el martes de un dispositivo rudimentario en un vagón vacío del metro en Roma, que no tenía detonador ni explosivos.

En tanto, parte de la embajada de la Unión Europea en Berna fue evacuada el jueves tras el hallazgo de un paquete sospechoso que terminó siendo un regalo de Navidad, dijo la policía suiza.