Ciudad de Guatemala. El juez de Turno, Juan José Lemus, ordenó que el costarricense Alejandro Jiménez, alias "el Palidejo", permanezca en la cárcel Fraijanes I antes de su primera declaración en el caso en el que se le señala como el autor intelectual del ataque donde perdió la vida el cantautor argentino Facundo Cabral.

De esa manera finalizó la jornada para Jiménez, que esta noche fue trasladado en avión desde Colombia y una vez aterrizó en Guatemala fue trasladado al Juzgado de Turno para conocer el motivo de su detención.

El fiscal Edwin Marroquín expresó que Jiménez no hizo ninguna declaración durante la audiencia judicial, que duró unos 20 minutos.

El caso se remitirá al Juzgado Quinto de Primera Instancia Penal, para que indague al sindicado. La misma judicatura envió a juicio a los cuatro implicados en la muerte del cantante y en las heridas causadas al empresario Henry Fariñas, quien acompañaba a Cabral al momento del ataque, el 9 de julio de 2011.

Tras al audiencia, El Palidejo fue trasladado en un vehículo del Sistema Penitencario hacia la cárcel Fraijanes I, custodiado por seis vehículos más.

Óscar Naranjo, director de la Policía de Colombia, manifestó que se procedió a la expulsión de Jiménez después de que recibieron la mañana de este martes un comunicado de Costa Rica donde renunciaba a que fuera enviado a su país, debido a que en Guatemala había cometido el delito más grave.

Extensa jornada. Las autoridades colombianas enviaron hacia Guatemala a el Palidejo. Durante el vuelo fue acompañado por cinco agentes de las policías de Colombia e Interpol. La captura del Palidejo se produjo el sábado último en un puerto de Colombia.

Atrasos. El traslado del Jiméndez González se dio después de que la fiscal general, Claudia Paz y Paz, envió un correo electrónico al Gobierno de Costa Rica, país de origen de Jiménez González, en el que se garantiza que en el país no se aplica actualmente la pena de muerte.

Esta fue la única petición que hizo el país de origen a Guatemala para autorizar la entrega.

Horas antes, alrededor de las 16 horas de Colombia —15 de Guatemala—, el Palidejo fue expulsado por las autoridades colombianas después de que la justicia costarricense renunciara a su derecho a repatriarlo, pues en ese país tiene un proceso abierto por lavado de dinero.

Sin embargo, 45 minutos después de haber salido el vuelo, Costa Rica solicitó que antes de ser entregado a Guatemala se garantizara que, de ser sentenciado, no se le imponga la pena de muerte.

Esta petición causó que el avión Beechcraft 1900, matrícula PNC 0238, de la Policía Nacional colombiana, en el que se trasladaba, regresara a aquel país.

Mientras se gestionaba la comunicación con las cancillerías de Guatemala, Costa Rica y Colombia, Jiménez permaneció en la Base Aérea Antinarcótica, en Bogotá.

El secretario privado del Ministerio Público (MP) de Guatemala, Arturo Aguilar, explicó que la información se envió al vicecanciller de Costa Rica, Carlos Roverssi.

La misma estaba relacionada con las resoluciones de la Cámara Penal de la Corte Suprema, en las que todas las sentencias a muerte emitidas en los últimos años fueron cambiadas por prisión de 50 años.

“Se hizo saber que el Estado de Guatemala, en este momento, no está aplicando la pena de muerte”, refirió Aguilar.

Expulsado. Óscar Naranjo, director de la Policía de Colombia, manifestó que se procedió a la expulsión de Jiménez después de que recibieron la mañana de este martes un comunicado de Costa Rica donde renunciaba a que fuera enviado a su país, debido a que en Guatemala había cometido el delito más grave.

Otra de las razones de preferir enviarlo al país es que la difusión roja o alerta estaba activa a petición de Guatemala desde hace ocho meses.

En horas de la mañana, Jorge Chavarría, fiscal general de Costa Rica, aseguró que no había ningún interés para que fuera llevado a ese país.

Chavarría también indicó que se mandará a Guatemala el expediente de lavado de dinero, para que sirva de referencia de los negocios ilícitos del costarricense mencionado.

Extradición. El MP inició este martes de urgencia el trámite de extradición de Jiménez González en el Juzgado Quinto de Primera Instancia Civil, basados en el Tratado de Montevideo de 1933.

El jefe de la Fiscalía de Delitos contra la Vida, Ricardo Guzmán, aseguró que la acusación que pesa en contra de Jiménez es por asesinato y asesinato en grado de tentativa.

La defensa. Francisco Campos, abogado defensor de Jiménez, explicó que la policía de Colombia se atribuyó mandatos que no le correspondían y que presentarán una queja por violación de derechos humanos.

“Consideramos que lo mejor era una extradición, porque allí se garantiza que no se violarán ciertas garantías de mi cliente, como el no aplicarle la pena de muerte, que no sufrirá vejámenes; en sí, que se garantice el debido proceso”, detalló Campos.

Sobre la acusación por el atentado contra el empresario Fariñas, donde murió Cabral, Campos dice que tienen todos los argumentos y pruebas para revertir la declaración de un supuesto testigo.