Puerto Príncipe. Las autoridades instaron este domingo a cientos de miles de haitianos que viven en los atestados campamentos improvisados tras el terremoto de enero a buscar nuevos refugios a medida que el huracán Tomas avanza por el Caribe y posiblemente golpee la isla.

Tomas se debilitó ligeramente este domingo a un huracán de categoría 1 después de arrancar techos de casas y derribar árboles en varias islas del este del Caribe. El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos espera que la tormenta mantenga su fuerza hasta el lunes.

Los pronósticos indican que Tomas se intensificará para el martes hasta alcanzar la categoría 3 ó 4, con una velocidad proyectada de vientos superior a 178 kilómetros por hora, mientras pasa por el sur de República Dominicana y Haití, donde más dos millones de sobrevivientes al devastador terremoto del 12 de enero viven en campamentos improvisados.

Según algunas proyecciones del potencial camino de la tormenta, Tomas giraría hacia el norte para avanzar hacia Haití donde podría llegar el viernes. Otras proyecciones muestran que el huracán podría cambiar de curso hacia el este y avanzar hacia República Dominicana, o incluso al oeste hacia Jamáica.

Tomas, el decimosegundo huracán de una activa temporada del Atlántico en el 2010, avanzaba con vientos máximos sostenidos de cerca de 150 kilómetros por hora, dijo el CNH, con sede en Miami.

El gobierno de Haití y sus socios de ayuda internacional, que ya están luchando por combatir una epidemia de cólera que ha causado la muerte a más de 330 personas y ha sido contraída por más de 4.700, estaban discutiendo medidas de contingencia para el posible severo impacto del huracán la próxima semana.

A medida que Tomas avanza por el Caribe, funcionarios haitianos pidieron a la población en los campamentos que comience a evacuar, pidiéndoles que busquen refugio en casas de amigos o familiares.

"Hemos lanzado un llamado para la evacuación voluntaria, en particular en los campamentos", dijo Alta Jean-Baptiste, director de la Oficina de Protección Civil de Haití.

"Tenemos planes de evacuar los campamentos, pero no podremos evacuar a todo el mundo", agregó.

La tormenta se ubicaba a 290 kilómetros al oeste de Santa Lucía y avanzaba al noroeste a 15 kilómetros por hora, dijo el centro de huracanes.

El huracán azotó duramente este sábado a Santa Lucía y San Vicente, dañando casas, echando abajo cables de electricidad y bloqueando carreteras con inundaciones y escombros. No se dieron a conocer de inmediato reportes de víctimas fatales.

Nadia Lochard, la coordinadora de protección civil en el departamento occidental del país, dijo que las autoridades estaban enseñando a los habitantes de los campamentos cómo amarrar adecuadamente sus carpas antes de evacuar.

Lochard indicó que las fuertes lluvias en el sur del país podrían afectar a Puerto Príncipe, ya que varios de los ríos de Haití nacen en la región y avanzan hasta la capital.