Ciudad de México, Andina. El Ejército mexicano encontró en el estado norteño de Coahuila 37 pozos en los que fueron hallados 1.314 pequeños fragmentos de lo que se presume son restos de huesos humanos, confirmó este sábado la Fiscalía estatal.

Los cuerpos al parecer fueron calcinados y esto impedirá extraer ADN para obtener la huella genética, según indicó la institución en un comunicado.

De acuerdo al reporte, en el cementerio clandestino fueron localizadas tres zonas con entierros. En la primera se hallaron 12 pozos, en la segunda cuatro y en la tercera 21.

“Sólo en 20 pozos se localizaron 1.314 pequeños fragmentos de lo que pudieran ser restos de huesos humanos totalmente calcinados (...) En la zona uno se halló 11 pozos con fragmentos; en la zona dos tres pozos con fragmentos y en la zona tres seis pozos con fragmentos” precisó, según reportó la agencia DPA.

La Fiscalía estatal también informó que en la zona se recuperaron 61 elementos balísticos de los cuales 59 corresponden a casquillos percutidos y dos proyectiles de arma de fuego disparados.

Llamada anónima. “En estos momentos los peritos continúan analizando diversos objetos como son fragmentos de ropa, de reloj, hebillas, monedas, clip para billetes, entre otros, así como los elementos balísticos para establecer el número de armas empleadas y su correlación entre las diferentes zonas del hallazgo”, indicó.

Según los diarios “Zócalo” y “Vanguardia” de Coahuila, el hallazgo se hizo gracias a una llamada anónima en dos sitios del municipio de Guerrero, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Piedras Negras.

Desde abril se han encontrado 40 fosas con 183 cadáveres en el estado de Tamaulipas y otras siete con más de 220 en el estado de Durango, ambos en el norte de México, en hechos que se atribuyen al crimen organizado.