Asunción. Agentes antinarcóticos paraguayos destruyeron 6,5 toneladas de marihuana y doce hectáreas de cultivos de esa planta en una comunidad de indígenas, contratados por narcotraficantes para producir y almacenar la droga, según informó este viernes la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad).

Los policías encontraron la marihuana oculta en diversos lugares en la comunidad 12 de Junio del distrito de Yby Pytâ, departamento de Canindeyú, donde hallaron las 12 hectáreas de cultivos distribuidas en seis parcelas, así como seis campamentos.

Esas plantaciones habrían generado una cosecha de 36 toneladas de la hierba, según la Senad.

La Secretaría cree que los narcotraficantes empleaban a los indígenas para cultivar y acopiar la droga. Los agentes no realizaron detenciones porque un sistema de alertas advirtió a los responsables de la entrada de los agentes, según la Secretaría.

Las 6,5 toneladas de marihuana se añaden a otros 298 kilos de esa droga que la Senad decomisó en una vivienda en la localidad de Presidente Franco, fronteriza con Brasil, según informó también este viernes.

Allí detuvo a José Antonio Núñez, un paraguayo de 32 años que iba a llevar la marihuana a uno de los puertos clandestinos en la ribera del río Paraná para su introducción en Brasil, según la fuente.

Paraguay es el mayor productor de marihuana de Suramérica, el 80% de la cual va a Brasil, mientras que el resto se dirige a otros países de la región, según las autoridades.