La Habana. Arqueólogos cubanos descubrieron los restos de lo que se considera como cementerio chino más antiguo de América, en la localidad de Mariel, a unos 45 kilómetros al oeste de La Habana.

En la ciudad de La Habana también se ubica el panteón chino más importante que existe en Cuba, fundado en 1893 y que aún se encuentra activo para los descendientes de esa comunidad que viven y han vivido en la isla.

De acuerdo a la información dada a conocer por Granma, los resultados de las investigaciones corroboran que el cementerio corresponde a la mitad del siglo XIX, entre 1850 y 1860, estimándose la existencia de casi 300 personas enterradas.


Correspondería a chinos que fueron llevados por la antigua colonia española para trabajar en la caña de azúcar, dado que en esos años se decretaba el fin de la esclavitud negra. Los primeros embarques con chinos fueron conocidos como "culíes" y la idea de los estancieros era sustituir a los esclavos africanos.

Tras la llegada de los primeros barcos a La Habana, las autoridades de la corona española desviaron esa actividad al puerto de Mariel y dispusieron en ese punto la creación de una estación de cuarentena, debido a las enfermedades contagiosas que los emigrantes adquirían en su larga travesía a América.

De acuerdo con los registros existentes, sólo entre 1862 y 1872 llegaron a Mariel unas 29.000 mil personas procedentes de China, algunas de los cuales murieron en ese puerto.

"Así surgió el ya citado cementerio de Mariel, en el que de acuerdo con estimaciones conservadoras fueron sepultados alrededor de 290 culíes", asegura la publicación.

En la ciudad de La Habana también se ubica el panteón chino más importante que existe en Cuba, fundado en 1893 y que aún se encuentra activo para los descendientes de esa comunidad que viven y han vivido en la isla. xin