París. El enviado de los rebeldes libios a París dijo este lunes que hay posibilidades de que el hijo de Muammar Gaddafi, Saif al-Islam, sea juzgado en el país y no entregado a la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya.

"Todo es posible, la decisión depende del Consejo Nacional de Transición (CNT). Es posible que sea entregado a la CPI pero también es posible que eso no ocurra", dijo Mansour Saif al-Nasr a Reuters Televisión a las puertas de la embajada libia en París.

Saif Al-Islam es uno de los dos hijos de Gaddafi arrestados el domingo por los rebeldes, quienes avanzaron hacia el bastión del gobierno en la capital, encontrando poca resistencia.

Al-Nasr dijo que no estaba seguro de cuál era el paradero de Muammar Gaddafi, pero prometió que el líder, que gobierna Libia desde 1969, será arrestado y llevado ante la justicia.

"Está terminado", dijo al-Nasr. "Desde ayer dimos vuelta la hoja negra de esta dictadura".

Al-Nasr descartó la posibilidad de que una fuerza de la ONU provea seguridad en el terreno y ayuda humanitaria en las próximas semanas.

Reiteró que el nuevo gobierno le daría la bienvenida a una masiva participación del pueblo libio, más allá de los integrantes del Consejo Nacional de Transición con sede en Bengasi.