Tegucigalpa. La Operación Martillo ha logrado la incautación de 105 toneladas de cocaína y otras siete toneladas de marihuana, la mayor cifra registrada hasta el presente, según el Comando Sur de EE.UU.

Estos decomisos se realizaron durante los primeros ocho meses de este año, es decir, el tiempo de vigencia que tiene este plan multinacional contra la droga.

El costo de la cocaína se calcula en US$2.100 millones, lo que equivale a 35% del presupuesto de egresos e ingresos de Honduras.

Mientras, la marihuana confiscada tiene un precio al detalle de US$15.1 millones.

Este valor está calculado en el costo promedio al por mayor en Miami, según la Administración de Control de Droga.

También se han efectuado arrestos de 225 personas que se encontraban en las embarcaciones detenidas. Estos individuos, en su mayoría colombianos, fueron enviados a diferentes cortes de EE.UU. para ser enjuiciados por tráfico de drogas.

También se han efectuado arrestos de 225 personas que se encontraban en las embarcaciones detenidas. Estos individuos, en su mayoría colombianos, fueron enviados a diferentes cortes de EE.UU. para ser enjuiciados por tráfico de drogas.

Por medio de la estrategia también se han incautado 40 embarcaciones en las que se transportaban las descomunales cantidades de droga, de acuerdo con los reportes del Comando Sur.

Entre estas naves se encuentran dos semisumergibles que iban repletos de paquetes de cocaína.

Durante los primeros seis meses de 2012, mediante la Operación Martillo se ha aumentado en un 53% la interrupción de cargas ilícitas con relación al mismo período del año pasado.

“Martillo tiene el objetivo inmediato de interrumpir el tráfico ilícito y es solo una parte de las soluciones para contrarrestar el crimen organizado”, expresó José Ruiz, vocero del Comando Sur.

Cargamentos. El 80% de la droga que llega a EE.UU. se transporta en barcos por estos dos océanos.

Si se considera que a EE.UU. llegan unas 700 toneladas de cocaína al año, este decomiso de 700 toneladas apenas representa un 12% del producto que ingresa a esa nación, la principal consumidora de sustancias psicotrópicas en el mundo.

La Operación Martillo consiste principalmente en el patrullaje de cuatro fragatas de la marina estadounidense en la zona de origen de la droga en el océano Pacífico y el océano Atlántico.

Con estos buques de guerra se hace vigilancia en aguas internacionales próximas a Panamá y otras naciones productoras y distribuidoras de cocaína, como Colombia, Venezuela y Ecuador. Pero también la Operación Martillo se realiza mediante la cooperación de barcos del Servicio de Guardacostas de EE.UU., aviones militares y del Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras estadounidenses.

Asimismo, las unidades militares de las naciones miembros de la Operación Martillo prestan sus medios para montar vigilancia en la ruta marítima del narcotráfico.

Las naciones que forman parte de la Operación Martillo son Estados Unidos, Colombia, Panamá, Nicaragua, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, México, República Dominicana, Francia, España y Holanda.

El último golpe. La fragata USS Curts FFG 38 logró el 14 de agosto pasado el arresto de tres colombianos que se transportaban en una lancha rápida con 342 kilos de cocaína, luego de una persecución por mar y aire.

Uno de los helicópteros de la fragata detectó la lancha en medio del mar y, cuando la aeronave se le acercó, la embarcación aceleró.

“La lancha se regresó al este y a lo minutos comenzó a tirar varios paquetes y el helicóptero miró el área donde los tiró y nosotros fuimos por los paquetes en nuestra lancha”, relató un miembro del servicio de Guardacostas de EE.UU. que participó en la operación y que habló bajo condición de anonimato.

Luego, desde el helicóptero, se disparó a los motores de la lancha para frenar su marcha. Fueron seis ráfagas de tiros que atinaron a la maquinaria y así se pudo detener la embarcación, según muestra un video.

“Nosotros nos acercamos a la lancha, nos subimos, detuvimos a las tres personas y ahora todo el proceso está en investigación”, dijo el agente.

Los colombianos estuvieron retenidos en la fragata por nueve días y luego fueron entregados a un barco de los guardacostas para que los trasladaran a una corte de la ciudad de San Diego, California, donde se les procesó por tráfico de droga.

La cocaína incautada fue llevada como prueba de convicción en esa judicatura.

Mar de narcos. La actividad marítima ilegal ha aumentado considerablemente en los últimos años. Por ejemplo, en 2006 se registraron 333 trazas de supuestos narcobarcos en el Atlántico y en el Pacífico que salieron de Colombia, Ecuador y Venezuela hacia el norte, con dirección a Centroamérica, México y EE.UU.

En 2011, la cifra subió a 946 trazas en esos mares, por lo que hay, por lo menos, de dos a tres barcos que salen a diario de los sitios de origen de la droga con dirección a países considerados puentes y destino del alucinógeno.

EE.UU. ha dicho que, junto a otras naciones, mantendrá de forma ininterrumpida la Operación Martillo por considerar que ha resultado una de las estrategias más efectivas en contra del tráfico de drogas.