Los fiascos de este año han sido muchos, desde el ámbito privado hasta el sector público.

Se incluyen proyectos de infraestructura que nunca arrancaron e iniciativas del Congreso y del Poder Ejecutivo que murieron antes de nacer. Asimismo, se enumeran los fracasos más destacados en el ambiente político.

- Transmisión de datos. La Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) indudablemente se adjudica el primer lugar de este conteo.

Este sistema, implementado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) en las elecciones primarias de noviembre pasado, se presumía que agilizaría el envío de datos desde las mesas electorales hacia el centro de cómputo del TSE, pero eso no ocurrió.

Adicionalmente, se esperaba que el TREP fuera un garante de datos reales, transparentes y fehacientes de los resultados en las mesas electorales.

Sin embargo, se evidenció que la mayoría de los miembros de las mesas electorales o no estaban preparados para hacer la transmisión de datos o todo fue producto de la manipulación. Eso generó ciertas suspicacias porque la errónea transmisión de datos perjudicó a unos candidatos y benefició a otros.

- Ciudades Modelo. Las Regiones Especiales de Desarrollo, más conocidas como Ciudades Modelo, se transformaron en un proyecto fallido antes de comenzar a funcionar. Este proyecto, impulsado desde el Congreso Nacional con el apoyo del Poder Ejecutivo, fue declarado insconstitucional por la Sala Constitucional. El Pleno de la Corte ratificó ese fallo.

Esta iniciativa tuvo como principal asesor al estadounidense Paul Rommer, quien después de varios meses de haber socializado el proyecto se desmarcó y renunció a continuar debido a la falta de transparencia. Rommer no compartió la idea del Ejecutivo y del Congreso que firmaron un acuerdo a través de la Comisión para la Promoción de la Alianza Público-Privada con el grupo “MKG”, una empresa que no existía (días después crean una página en Internet con el nombre “MGK groups”).

- Tasón de seguridad. El gobierno no logró captar la meta programada mediante uno de los tantos “trancazos” que ha aplicado en esta administración. Solo se recaudaron 756 millones de los 1.500 que se habían programado.

Bajo la ley “Tasa de Seguridad Poblacional” los bancos hacen deducciones a los hondureños que hagan retiros de sus cuentas ahorros y cheques iguales o superiores a los 120 mil lempiras. La ley fue reformada porque en primera instancia tenía un efecto retroactivo, lo que solo se aplica en materia penal y cuando favorece a un sentenciado.

- Medidas de ahorro. El gobierno fracasó en la implementación del Plan Estratégico para la Gestión y Ahorro de Combustibles y Energía aprobado en marzo. Se dispuso aplicar el “Hoy no circula” para los vehículos del Estado y desarrolló campañas de ahorro de energía. Se instruyó, además restringir viáticos de funcionarios que viajaran al exterior y despidos por uso indebido de carros del Estado.

Asimismo, se dispuso rebajar el salario en un 11% a funcionarios y empleados públicos que devenguen sueldos igual o superior a 50,000 lempiras. Todo quedó en papel mojado.

- Candidaturas confite. La poca cantidad de votos que recibieron ciertas precandidaturas presidenciales en las elecciones internas, sobre todo del Partido Nacional, generó polémica a lo interno de esa organización política.

Varios líderes dijeron que se confirmaba que muchas de esas candidaturas “confite” tenían la intención de favorecer al candidato oficialista Juan Orlando Hernández.

Esa denuncia se confirmó luego que el TSE oficializara los resultados de las elecciones donde un par de precandidatos no superaron los seis mil votos, es decir que ni siquiera sus delegados en las mesas votaron por ellos.

- Luis Alfonso Santos. Este padre católico intentó ser precandidato del Partido Liberal, sin embargo, el Vaticano le negó el permiso para que, una vez que se retirara de su servicio de la Iglesia, se lanzara al ruedo político.

Lo que sorprendió de Santos es que siempre se denominó un ferviente seguidor del Partido Liberal, e incluso, su precandidatura la lanzaría a lo interno de esa organización, pero al recibir la negativa del Vaticano abandonó el liberalismo y se unió al recién creado partido Libre. Santos había firmado el pacto de unidad liberal, suscrito el 18 de abril, pero al final no cumplió ni su palabra ni con lo firmado ese día y se unió a Libre.

- 200 días de clases. Los maestros de nuevo se salieron con la suya en este año. Solo 647 centros educativos fueron certificados por la Secretaría de Educación como cumplidores de los 200 días de clases.

Los restantes, más de 18.000 centros, no cumplieron con esa obligación patriótica y moral. Debido a eso la Secretaría de Educación extendió el año escolar para que esas escuelas y colegios ampliaran el período de clases hasta el 14 y 21 de diciembre, dependiendo del número de días que perdieron por paros de labores o asambleas informativas, lo que tampoco se cumplió.

- Proyecto Palmerola. El presidente Porfirio Lobo Sosa anunció que este año iniciaría la habilitación de Palmerola como terminal área comercial, sin embargo, el proyecto ni siquiera ha sido licitado.

Se proyectaba que en este programa se invertirían más de 2.600 millones de lempiras, sin embargo, las diferencias con la concesionaria y la lentitud del gobierno han quedado evidenciada una vez más. A pesar de que la intención de habilitar esta pista para vuelos comerciales atenta contra la estabilidad económica de Tegucigalpa, es una gran oportunidad para la población que reside en Comayagua, donde está ubicada Palmerola.

- El anillo periférico. Esta es otra obra de infraestructura que se esperaba avanzara en su finalización, pero la desidia de las autoridades gubernamentales y la falta de recursos ha impedido que el anillo periférico esté funcionando a un cien por ciento.

De hecho, el anillo se ha vuelto una verdadera trampa mortal debido a que se ha llenado de baches, lo que en el transcurso del año han provocado accidentes automovilísticos dejando saldos fatales. Lo más lamentable es que las autoridades tampoco se han preocupado por reparar los tramos donde hay baches, por lo que sigue siendo un peligro latente.

- Elecciones en UNAH. Todo intento por celebrar las elecciones estudiantiles en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras terminó en fracaso.

Eso generó un vacío administrativo en la máxima casa de estudios debido a que sin elecciones estudiantiles no fue posible definir los representantes de este sector ante el Consejo Universitario y eso impidió que se eligieran en propiedad los miembros de la Junta de Dirección Universitaria.