Tegucigalpa. Con intensos operativos policiales en diferentes sectores de la zona norte de Honduras, las autoridades buscan que la masacre de 17 personas la semana anterior en una zapatería en San Pedro Sula no quede impune.

Las investigaciones continúan este lunes con diferentes acciones, especialmente en el municipio de La Lima, Departamento de Cortés.

“El caso está casi resuelto, el crimen no quedará en la impunidad”, dijo este lunes el vocero del Ministerio Público en la zona norte de Honduras, Elvis Guzmán.

La matanza se llevó a cabo la semana pasada al interior de un taller de zapatería en la colonia San Francisco de San Pedro Sula, en donde resultaron muertas 17 personas, la mayoría de ellos jóvenes.

Requerimientos. El Ministerio Publico presentó este domingo un requerimiento fiscal contra siete personas por suponerlas responsables del crimen.

Entre los requeridos se encuentran cinco hombres y dos menores de edad, quienes serían miembros de la mara 18.

Pese a que ninguno de los cuerpos de las personas asesinadas presentaba tatuajes en sus cuerpos, las autoridades confirmaron que dos miembros de la “Salvatrucha” estaban entre las víctimas.

Horas después del hecho la policía adelantó que la matanza obedecía a pelea de territorio entre las denominadas maras.

Los familiares protestaron por las declaraciones de la Secretaría de Seguridad.

Fría confesión. La Fiscalía confirmó que se encuentran detenidos dos menores de edad, uno de ellos confesó que, efectivamente, había participado en la masacre.

Relató que se bajó del carro en el que llegaron a la zona, entró al taller y disparó, matando a cuatro de las 17 víctimas.

Las autoridades buscan a los cinco restantes sospechosos, de quienes se tienen los nombres de Jesús Mauricio Santos Muñoz, conocido como "El soldier", y Dany Danilo Díaz López, alias "Scrapy".

La colonia San francisco en San Pedro Sula es considerada como territorio de la mara 18, quienes habrían planeado la matanza.