Tegucigalpa. Las fuertes lluvias en Honduras han bajado de intensidad en las últimas horas. Sin embargo, han causado daños en varias comunidades del departamento de Colón.

De acuerdo con los informes de las autoridades de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), las fuertes precipitaciones que cayeron en el litoral atlántico dejaron incomunicados por varias horas a los habitantes de los municipios de Trujillo, Tocoa, Sonaguera y Balfate.

Los aguaceros provocaron el desbordamiento de ríos, por lo que se inundaron los cultivos de cítricos, palma africana y granos básicos, mientras que los vientos provocaron la caída de árboles, informó El Heraldo.

El caudal del río Aguán se desbordó en algunos sectores vulnerables. El paso entre Trujillo y Tocoa quedó interrumpido a la altura del puente Reforma Agraria, en el tramo conocido como "Braulio". Ante la crecida del río, se formaron largas filas de vehículos.

Centenares de personas tuvieron que esperar que bajara el nivel del agua para cruzar y continuar su recorrido.

Saúl Alemán, comisionado de Copeco en Colón, aseguró que mantienen un monitoreo permanente en los niveles de los ríos y quebradas.

Menos lluvia. Según el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), las lluvias van a continuar, pero con menor intensidad.

Debido a eso Copeco determinó cambiar la alerta amarilla, a verde, que se había decretado para Cortés, Atlántida, Colón, Islas de la Bahía y Yoro por un período de 72 horas.

Las crecidas de los ríos en la zona atlántica de Honduras, también dejaron incomunicados los municipios de Sonaguera y Balfate, donde las instituciones de socorro realizaron evacuaciones preventivas.

"Algunas familias de la comunidad El Sastre han vuelto a sus casas, luego de haber sido evacuadas, esperamos que el clima mejore porque si no se tendrá que hacer de nuevo la acción", dijo Alemán.

El paso vehicular por el municipio de Balfate, también fue interrumpido por varios horas, y al bajar el nivel del agua, solo se podía transitar en vehículos de doble tracción.

Esto provocó que las personas que viajaban hacia la ciudad de La Ceiba tuvieran un retraso en su llegada.

Para habilitar los accesos, maquinaria de las alcaldías y de la Secretaría de Obras Públicas Transporte y Vivienda (Soptravi), realizaron trabajos para habilitar los tramos afectados.

Daniel Gabarrete, alcalde de Balfate, comentó que desde el jueves iniciaron los trabajos de reparación y reforzamiento en puentes de la zona.

"Se hicieron trabajos con equipo de la municipalidad, adicional al apoyo que hemos tenido del gobierno de Canadá, hoy (viernes) logramos restablecer el paso, pero la amenaza sigue con las lluvias", dijo el edil.

Las autoridades de la zona, clamaron por ayuda al Estado.

"Estas son comunidades olvidadas, pero hemos hecho un compromiso con la población en el sentido que los problemas son de todos y todos debemos estar involucrados en su solución", concluyó.

Por su parte, Daniel Posas, pronosticador de turno del SMN dijo que para este fin de semana se espera que continúen las lluvias en la región del caribe.

"Se pueden registrar acumulados de hasta los 40 milímetros por metro cuadrado, especialmente en las zonas altas de los departamentos de Atlántida y Colón", dijo Posas.

Continuarán las bajas temperaturas. El pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), establece que la masa de aire frío continuará afectando el territorio nacional y provocará vientos frescos del norte y noroeste.

Esto traerá una mayor concentración de nubosidad sobre la región occidental, norte y central de Honduras. De acuerdo con los últimos análisis, las bajas temperaturas se van a mantener por las próximas 72 horas, al igual que el oleaje que puede alcanzar, los 12 pies en el atlántico.

Daniel Posas, pronosticador del SMN, comentó que este día para Tegucigalpa se espera que la temperatura baje hasta los 12 grados, en La Esperanza 9, Santa Rosa de Copán 12 y en el resto del territorio nacional se van a registrar temperaturas agradables, especialmente en los departamentos de Choluteca y Valle.

Se espera que a partir del martes, las temperaturas se empiecen a normalizar debido a que el fenómeno se va a debilitar y se va a desplazar al noroeste.

En relación a los vientos se espera que alcancen una velocidad de hasta 50 kilómetros por hora en la zona norte y unos 40 kilómetros por hora en Tegucigalpa y alrededores. Mientras que las lluvias se espera que sean de menor intensidad, especialmente en la zona norte del país, pues se prevé un acumulado de hasta 40 milímetros de agua por metro cuadrado.