Tegucigalpa. Una nutrida delegación del Estado viajó este sábado a Ginebra, Suiza, al primer examen sobre cumplimiento de normativas referidas a los derechos humanos.

Por primera vez Honduras rendirá cuentas ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, al ser citado a participar en el Examen Periódico Universal (EPA), este foro estará integrado por Tailandia, Rusia y el Reino Unido.

El informe lo presentará la representación hondureña en una audiencia programada para este jueves. El examen refiere a si en los últimos cuatro años Honduras cumple tratados internacionales sobre los derechos humanos, indicó el periódico El Heraldo.

Se evaluarán los derechos civiles, políticos, económicos y sociales, entre ellos las condiciones de salud, educación, trabajo, vivienda, seguridad y libertad de expresión. Al respecto, Honduras dará cuenta de qué acciones ha tomado en el ámbito legislativo, administrativo y políticas públicas para cumplir con sus obligaciones en esta materia.

Para el ocho de noviembre está previsto que la ONU establezca recomendaciones generales, en el cual se expondrá cuáles de estas Honduras está en la disposición de asumir.

Debilidades. La comisión viajó con la expectativa de participar en un diálogo constructivo para obtener una mejor visión de cómo se encuentra Honduras en esta materia y cómo se puede mejorar.

“La posición de Honduras es, en primer lugar, reconocer que tenemos que hacer mayores esfuerzos, mayor organización y construir todo un esquema y una cultura de fortalecer el tema de derechos humanos en el país”, manifestó Guillén. “No vamos a desconocer que han existido problemas, pero sí hemos de ver para adelante”, añadió.

Por su lado, Pineda expuso que el informe que presentará Honduras contiene una introducción que revela los antecedentes del país, una relación de los derechos civiles y políticos, dando cuenta de situaciones particulares que el Estado tendrá que responder.

“Por supuesto que estamos conscientes de que el Estado de Honduras presenta en los actuales momentos algunas debilidades, pero tenemos la proactividad y la convicción necesaria para hacer de esas actividades una oportunidad”, dijo. El Consejo no reprueba ni aprueba a un país, añadió.

Será el ministerio de Derechos Humanos el responsable de implementar y dar seguimiento a las recomendaciones que exponga la ONU.

Para la fiscal de Derechos Humanos, Sandra Ponce, el examen es una oportunidad para que el Estado aporte información y tener claros los desafíos y asumir compromisos.

“No es una defensa, porque el Consejo de Derechos Humanos no es un tribunal, es un órgano que tiene un mandato de promover las mejoras en derechos humanos, de fortalecer las capacidades de las instituciones”, manifestó.

Respuestas. Entre los logros que se expondrán está la promoción de leyes contra la tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes, explicó el diputado Solís.

Otra es el haber conformado un comité para supervisar y verificar centros penales y centros de detención. Otra es el proceso de derogatoria de la ley del Estado de Sitio.

Se destacará la creación de un ministerio de Derechos Humanos y el apoyo presupuestario a la Fiscalía de esta materia. La delegación espera que el Consejo sea lo suficientemente objetivo y constructivo en su evaluación, valorando los esfuerzos del Estado.