En los últimos siete años los bosques hondureños ardieron, ocasionando un irreparable daño al ecosistema.

El Heraldo obtuvo un informe del departamento de Protección Forestal, del Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF), el cual refleja el cuantioso daño provocado por los incendios forestales. Cabe señalar que esta dependencia es la que emite el reporte oficial de los incendios forestales.

Las cifras son alarmantes, un total de 349.533,67 hectáreas de bosque fueron afectados por 7.795 incendios, desde el año 2007 a la fecha. El informe incluye los reportes de incendios acontecidos en el primer semestre de cada año.

El año más perjudicial fue el 2011, el cual registró 85.342 hectáreas afectadas por 1.846 incendios. El de menor incidencia fue el año anterior, con solamente 27.967 hectáreas quemadas por 411 incendios forestales.

El mes de abril es el más dañino para los bosques, especialmente de pino.

Incidencia actual. El informe señala la incidencia de incendios forestales, de lo que va del presente año.

Se tienen reportados a este departamento un total de 140 incendios forestales, con un área afectada de 7.755 hectáreas.

El departamento más afectado con incendios este año es Choluteca, con 2.689 hectáreas, producto de tan solo 10 incendios. Le sigue Gracias a Dios con 2.004 hectáreas afectadas por 12 incendios forestales.

En tercer lugar aparece Francisco Morazán con 1.935 hectáreas quemadas por 65 incendios. Olancho sigue en la lista con 730 hectáreas afectadas por 22 siniestros.

En menor cantidad aparecen afectados los departamentos de Comayagua con 176 hectáreas, La Paz con 103, Copán con 47 hectáreas, Lempira con 40, Intibucá con 10 y Yoro con solamente 2. Las autoridades del ICF demanda mayor apoyo para enfrentar esta voraz incidencia.

Impunidad. Cada año los incendios forestales quedan en la impunidad, a pesar del severo daño ocasionado al ambiente.

Apenas una acusación con sentencia condenatoria logró la Fiscalía del Medio Ambiente, desde el año 2005. En este año se pudo capturar de manera in fraganti a una persona que estaba incendiando el bosque en el municipio de San Juan de Flores, quien purga una pena de ocho años de reclusión.

El año pasado esta Fiscalía solo recibió tres denuncias por incendios forestales que fueron investigadas, pero no se encontró a los responsables.

Los reportes que les envía el ICF y las Fuerzas Armadas no incluye nombres de responsables. La Ley Forestal establece una pena de seis a doce años de prisión a quienes cometen el delito de incendio forestal.