Managua. Al menos diez personas fueron hospitalizadas, y otras 50 resultaron con picaduras que no requirieron atención hospitalaria, después de que abejas africanizadas atacaron a los visitantes de un cementerio en Nicaragua, confirmó hoy la Dirección General de Bomberos.

El ataque de las abejas africanizadas ocurrió este sábado, cuando trabajadores y familiares limpiaban y remozaban las tumbas del cementerio San Francisco de Asís, en Estelí, a unos 140 kilómetros al norte de Managua.

Miembros de la Cruz Roja Nicaragüense y de la Dirección General de Bomberos que acudieron al auxilio también fueron picados por las abejas, según las autoridades.

Una fuente de la Dirección General de Bomberos dijo el domingo a Efe que la mayoría de los hospitalizados fueron dados de alta horas después del ataque, una vez fueron atendidos por reacciones alérgicas en la piel debido a las picaduras.

Las primeras víctimas del ataque de las abejas africanizadas realizaban trabajos en el cementerio para dejar listas las tumbas de sus seres queridos para este domingo, cuando se conmemora el Día de los Difuntos.

El cementerio San Francisco de Asís fue visitado por miles de familias la mañana de hoy sin que se produjera un nuevo ataque, según informaron medios locales.

En marzo pasado, el religioso de origen español José Díaz Pérez murió como consecuencia del ataque de un enjambre de abejas africanizadas en una comunidad del balneario de Casares, en el municipio nicaragüense de Jinotepe, departamento (provincia) de Carazo.

Las abejas africanizadas atacaron a Díaz, hermano consagrado, de 66 años, luego de que rociara con insecticida un panal que colgaba de un árbol en el centro de la parroquia Santa Cruz de Casares.