Moscú. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que llegó este jueves a Moscú para celebrar una alianza con Rusia, y allí volvió a negar que dos miembros de ETA hayan sido entrenados en Venezuela, como sospecha la justicia española.

El dirigente venezolano dijo que esa acusación forma "parte de la agresión del imperio", refiriéndose a Estados Unidos.

Un auto judicial de la Audiencia Nacional conocido la semana pasada citó declaraciones de dos presuntos etarras en las que sostenían que ambos fueron instruidos en territorio venezolano después de haber recibido cursillos de formación en Francia.

El gobierno venezolano ya desmintió cualquier aseveración que pretenda vincularlo con la banda ETA, cuya actividad rechazó sin paliativos en un comunicado leído en la televisión por el propio Chávez.

El supuesto vínculo de ETA con Venezuela ya provocó un choque diplomático entre Madrid y Caracas en marzo, cuando el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco acusó en un auto al Gobierno del presidente Hugo Chávez de cooperar para que ETA y la guerrilla colombiana FARC operaran en su territorio.

Según ese auto, en 2007, miembros de ETA fueron escoltados por un militar venezolano a un lugar en la selva, donde recibieron un curso de manejo de explosivos por parte de integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Tras la resolución judicial, ambos países reafirmaron su compromiso de luchar contra el terrorismo en un comunicado conjunto, con el que dieron por zanjada la controversia.

ETA y las FARC están en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea, y ambas han mantenido "relaciones coordinadas" a lo largo de su historia para "algunos de sus ilícitos objetivos", según el auto de marzo.