Budapest. La localidad húngara de Kolontar, que se encuentra cerca de un embalse con residuos de una planta de alúmina cuya rotura inundó varias poblaciones el lunes, está siendo evacuada, informó este sábado un portavoz de los equipos de desastres.

El portavoz Tibor Dobson dijo que la presa de la parte dañada de la piscina se ha debilitado aún más y que equipos especialistas en desastres han decidido evacuar a los 800 habitantes de Kolontar.

El primer ministro Viktor Orban declaró que es probable que el muro del estanque se derrumbe.

"La pasada noche, el ministro del Interior nos informó que habían aparecido unas grietas en la pared norte del embalse, cuya esquina se derrumbó, lo que hace probable que toda la pared se derrumbe", dijo Orban en una rueda de prensa en la ciudad occidental de Ajka.

Orban agregó que podrían derramarse 500.000 metros cúbicos de lodo rojo, pero que era más denso que el anterior vertido, de alrededor de un millón de metros cúbicos.

Hungría declaró el estado de emergencia de tres condados el martes después de que el lodo tóxico de la planta inundara tres poblaciones el lunes a unos 160 kilómetros de Budapest, matando a siete personas e hiriendo a unas 150.

No había estimación del daño financiero que ha provocado el vertido -desechos de la refinación de bauxita que tiene un fuerte efecto cáustico- en una zona de unas 800 ó 1.000 hectáreas. La causa del accidente continúa sin conocerse.

Todos los seres vivos en el cercano río Marcal, el primero en ser afectado por el vertido, han muerto.

También se ha registrado la presencia esporádica de peces muertos en otros ríos. No obstante, no se ha detectado un daño importante en el cauce principal del Danubio, uno de los principales ríos de Europa.