Carolina del Norte, Andina. El huracán Irene llegó este sábado a las costas de Carolina del Norte, en el este de Estados Unidos y aunque bajó de categoría, sigue siendo extremadamente peligroso para los meteorólogos.

El centro de huracanes de Miami informó, de acuerdo a lo señalado por las agencias internacionales, que el centro del fenómeno se ubicó en la localidad de Cape Lookout.

Los meteorólogos bajaron la categoría de "Irene" a la de un huracán de categoría 1 con registros de vientos de 140 kilómetros por hora.

No obstante, el fenómeno sigue siendo extremadamente peligroso y como consecuencia de la acción del huracán, las autoridades aeroportuarias estadounidenses dispusieron el cierre de cinco aeropuertos de Nueva York.

Las compañías que operan en las aeroestaciones JFK, Newark Liberty, Stewart, La Guardia y Teterboro cancelaron todos los vuelos entrantes, internacionales y de cabotaje.

El subdirector del Centro Nacional de Huracanes, Ed Rappaport, alertó que por el tamaño y la fuerza del huracán Irene será "el evento más importante, quizás en 20 años desde un sistema tropical".

Más de 100.000 miembros de la Guardia Nacional, según la agencia DPA, están preparados para hacer frente a la catástrofe en caso de emergencia.

Según el canal de noticias CNN, unos 65 millones de personas podrían verse afectados por el huracán que el presidente Barack Obama calificó de "histórico".