Ciudad de México. Partes del centro y del sur de la costa del Golfo de México se preparaban para sufrir inundaciones y desprendimientos de tierra a medida que el huracán Karl se acercaba el viernes por segunda vez a tierra mexicana.

Karl, con vientos cada vez más fuertes y amenazando con hasta 380 milímetros de lluvias, estaba a unos 110 kilómetros al este-noreste de la ciudad de Veracruz a las 0900 GMT tras alcanzar la categoría 3, reportó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Los vientos de Karl alcanzaban los 194 kilómetros por hora (kph) mientras la tormenta se movía a través de Bahía de Campeche, en el Golfo de México, donde se concentra la mayor parte de la producción petrolera de México, de 2,55 millones de barriles de crudo por día.

Se prevé que Karl, que se movía en dirección oeste a 15 kph, tocará tierra el viernes por la noche. Un alerta de huracán está en efecto para la costa de México al norte de Cabo Rojo hasta La Cruz.

El sector petrolero mexicano tuvo inconvenientes el jueves luego de que Karl atravesó la península de Yucatán en dirección a bahía de Campeche.

La petrolera estatal Pemex evacuó plataformas que estaban sobre la trayectoría de la tormenta y suspendió la producción de 14 pozos, dijo la compañía en un comunicado.

México también cerró dos de sus tres puertos petroleros clave en el Golfo, Dos Bocas y Cayo Arcas, por la tormenta. Por estos dos puertos y por Coatzacoalcos el país embarca el 97 por ciento del crudo que exporta, sobre todo a Estados Unidos.

Las tormentas en la bahía de Campeche tienen el potencial de provocar una interrupción seria a la producción petrolera mexicana pero raramente pasan lo suficientemente al sur como para causar problemas.

A comienzos de la semana, Karl cruzó un área rural en la península de Yucatán como tormenta tropical, descargando fuertes lluvias y provocando algunas evacuaciones, pero eludió al popular balneario de Cancún.

En tanto, sobre el océano Atlántico, el huracán de categoría 3 Igor viajaba a 201 kph en una trayectoria que lo llevaría a Bermudas para el domingo.

Además, el huracán Julia estaba localizado más al este de Igor y no representaba amenaza inmediata para tierra firme.