La Habana. El huracán Paula se alejó este miércoles de la Península de Yucatán en México y se esperaba que virara al este rumbo a Cuba, donde las autoridades iniciaron los preparativos para recibir al pequeño pero potente ciclón.

Funcionarios en la provincia occidental de Pinar del Río dijeron que las evacuaciones comenzarán más tarde en el día y que ya se han dado pasos para proteger las cosechas de tabaco, uno de los más afamados recursos naturales del país.

Paula, con vientos sostenidos de 160 kilómetros por hora (kph), era un huracán de categoría 2 en la escala de intensidad de cinco niveles Saffir-Simpson y estaba situado a unos 105 kilómetros de la parte más occidental de Cuba, según un reporte emitido a las 11.00 hora local (1500 GMT) por el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

La tormenta se desplazaba hacia el norte por el Canal de Yucatán a unos 7 kph, pero se espera un giro hacia el este rozando o sobre la costa noroccidental de la isla, a la cual llegaría el miércoles en la noche o en la madrugada del jueves.

Paula no afectó la región energética mar adentro de México y no se espera que avance hasta las plataformas petroleras de Estados Unidos en el lugar.

Meteorólogos pronosticaron que la tormenta se debilitará la noche del miércoles y que luego tendrá un constante declive a medida que avanza a lo largo de la costa noroccidental de Cuba.

Según el pronóstico del CNH, con sede en Miami, Paula tomó un rumbo directo hacia La Habana, donde posiblemente llegará el viernes en la mañana convertida en una tormenta tropical.

La capital cubana por lo general se ve duramente golpeada con el paso de huracanes debido a que numerosas edificaciones viejas colapsan a causa de las fuertes lluvias y los vientos.

Cuba aún no se ha podido recuperar de tres poderosos huracanes que azotaron la isla en el 2008, causando pérdidas por US$ 10.000 millones y asestando un enorme impacto a la frágil economía del país.

No se espera que Paula provoque demasiados daños. El CNH dijo que la fuerza de sus vientos se extendía sólo 30 kilómetros desde su centro.

Un funcionario del Gobierno local afirmó que la lluvia había comenzado a caer ligeramente en la provincia de Pinar del Río, pero se prevé que empeoren las condiciones climáticas a medida que el día vaya avanzando.

El CNH indicó que la tormenta podría descargar entre 75 y 150 milímetros de aguas lluvia en Cuba, con un máximo de 250 milímetros.

El funcionario cubano sostuvo que los campos de tabaco están recién comenzando el período de siembra, pero que las cosechas ya recolectadas estaban cubiertas, protegidas y se almacenan de forma segura secándose en los almacenes.

En México, Paula parecía haber evitado las estructuras de decenas de hoteles en las playas de arena blanca de la costa caribeña del país, mientras se movía cerca de la Península de Yucatán.

Los turistas y residentes fueron evacuados el martes de las islas turísticas como medida de seguridad.

"Ahora hay una lluvia muy ligera. Nunca estuvimos en alerta fuerte, aunque sí tomamos precauciones, vaciaron las piscina, no tuvimos daño, nada", dijo a Reuters Karla Arroyo, empleada del hotel Fiesta Americana Condesa.

El huracán también eludió mayormente la región cafetalera de Centroamérica, que este año ya ha se ha visto afectada por fuertes precipitaciones.

El Centro Nacional de Huracanes emitió una alerta de tormenta tropical para partes de los Cayos de Florida, en Estados Unidos.