El huracán Sandy, una gigantesca tormenta que amenaza a la Costa Este de Estados Unidos, apuntó este lunes a la región más densamente poblada del país, obligando a cientos de miles de personas a buscar terrenos más altos, deteniendo el transporte público y llevando al cierre de escuelas, empresas y departamentos gubernamentales.

Cerca de 50 millones de personas desde el Atlántico medio hasta Canadá estaban en el camino de la tormenta, que los meteorólogos dicen podría ser la más grande que jamás haya golpeado la parte continental de Estados Unidos. Se espera que derribe árboles, dañe edificios y cause cortes generalizados de energía en los próximos días.

Sandy, que dejó 66 muertos en el Caribe y ha llevado intensas lluvias a las zonas costeras y nevadas a los terrenos más elevados, provocará grandes inundaciones cuando se mueva tierra adentro, dijeron los meteorólogos.

Los sitios web de los servicios de predicción indicaban este lunes en la madrugada que la tormenta golpeará la costa de Nueva Jersey, cerca de Atlantic City la noche del lunes.

Aunque Sandy no tiene la fuerza del huracán Katrina, que devastó Nueva Orleans en el 2005, sus vientos se extienden unos 835 kilómetros desde su ojo, dijeron los meteorólogos.

Nueva York y otras ciudades y pueblos cerraron sus sistemas de transporte y escuelas y ordenaron evacuaciones masivas en las zonas bajas antes de una oleada de tormenta que podría llegar a una altura de 3,4 metros.

Todos los mercados bursátiles de Estados Unidos estarán cerrados este lunes y posiblemente el martes, dijo el operador de la Bolsa de Nueva York a última hora del domingo, revirtiendo un plan anterior que habría mantenido el comercio electrónico funcionando el lunes.

Sandy obligó al presidente Barack Obama y al candidato republicano Mitt Romney a cancelar algunos actos de campaña y avivaba el temor de que podría interrumpir la votación anticipada - alentada más que nunca este año por los candidatos- antes de las elecciones del 6 de noviembre.

Las Naciones Unidas, los teatros de Broadway, los casinos de Nueva Jersey , escuelas a lo largo de la costa este y una miríada de eventos corporativos también estaban cerrando sus puertas.

Las autoridades instaron a la gente en las ciudades costeras y las zonas bajas a evacuar, a menudo diciendo que pondrían en situación de riesgo las vidas de los trabajadores de emergencia si se quedaban.

"No sean estúpido, salgan y vaya a terrenos más elevados y seguros", dijo el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, en una conferencia de prensa.

Los meteorólogos dijeron que Sandy era una inusual "súper tormenta" híbrida, creada por una corriente de aire ártico que envolvía a una tormenta tropical, lo que podría producir hasta 12 pulgadas (30 centímetros) de lluvia en algunas zonas, así como un máximo de tres pies (90 cm) de nieve en las montañas Apalaches desde Virginia Occidental a Kentucky.

A las 02.00 hora local (0600 GMT), el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que Sandy se ubicaba a unos 685 kilómetros al sur sureste de la ciudad de Nueva York. La tormenta giraba hacia la costa y avanzaba a 22 kph.