Nassau. El huracán Sandy golpeó las Bahamas con vientos y lluvias el viernes, azotando a la cadena de islas después de dejar 21 muertos en el Caribe y representando una amenaza para la costa este de Estados Unidos.

Meteorólogos advirtieron que la tormenta de final de temporada podría combinarse la próxima semana con una masa de aire polar cerca de Estados Unidos, lo que puede generar una tormenta muy inusual y potente que causaría estragos a lo largo de la costa este de Estados Unidos.

La noche del jueves, Sandy se debilitó a una tormenta de categoría 1 cuando atravesaba las islas del sureste de las Bahamas, cortando la electricidad y volando los tejados de algunas casas.

Las lluvias torrenciales de Sandy y los fuertes vientos ocasionaron 21 muertos en el Caribe. El gobierno cubano dijo el jueves que 11 personas murieron en la tormenta, la mayoría por la caída de árboles o derrumbes en viviendas, incluidos nueve en Santiago de Cuba y dos en la provincia vecina de Guantánamo.

La oficina de protección civil de Haití dijo que nueve personas habían muerto a pesar de no haber sufrido un impacto directo de Sandy, y una persona murió por la caída de rocas en Jamaica cuando la tormenta golpeó ese país el miércoles.

Sandy se prevé que toque tierra como un huracán de categoría 1 y las zonas más afectadas podrían ubicarse a partir de las Carolinas en el sur hasta Maine en el norte, con Nueva York y el área de Boston potencialmente en peligro.

Las muertes en Cuba fueron un número inusualmente alto de la isla comunista que se enorgullece de proteger a su pueblo de las tormentas al ordenar evacuaciones masivas.

Los vientos y las lluvias generadas por Sandy también se hacían sentir en el sur de Florida.

El viernes en la madrugada, el Centro Nacional de Huracanes (CNH) reportó que Sandy se ubicaba a 90 kilómetros al sureste de la isla Gran Abaco en las Bahamas, y que generaba vientos máximos sostenidos de 140 kilómetros por hora.

Sandy se pronostica que continúe siendo un huracán de categoría 1 al continuar su avance sobre las Bahamas el viernes, generando lluvias y vientos por varios cientos de kilómetros.

En las Bahamas, los funcionarios del gobierno advirtieron a los residentes que permanezcan en casa hasta que pase la tormenta. No hubo reportes inmediatos de víctimas o daños graves.

En Long Island, en la esquina sureste del archipiélago de las Bahamas, Joel Friese, gerente general del complejo Stella Maris, dijo que Sandy golpeaba con ferocidad.

"Es mucho más fuerte de lo que esperábamos", dijo por teléfono. "Hay un montón de árboles caídos y daños parciales a los techos en algunos de los edificios", agregó.

La Bahamas Electricity Corporation, que suministra energía a la mayoría de las Bahamas, dijo que Sandy había causado apagones en varias islas.

Sandy se espera que deje atrás las Bahamas el viernes por la tarde y se dirija hacia el norte en dirección a la costa de Estados Unidos.

Para comienzos de la próxima semana -en medio de los preparativos finales para la crucial elección presidencial de 6 de noviembre- la tormenta podría golpear una zona de Nueva Inglaterra, donde el huracán Irene provocó graves daños el año pasado.

El portavoz de la Casa Blanca Jay Carney no quiso especular sobre si habría algún cambio en el cronograma de la campaña del presidente Barack Obama debido a Sandy.

"La preocupación del presidente sobre esta tormenta es asegurarse de que los ciudadanos de las zonas potencialmente afectadas sean conscientes de ello y tomen las precauciones necesarias", dijo Carney.

Sandy se prevé que toque tierra como un huracán de categoría 1 y las zonas más afectadas podrían ubicarse a partir de las Carolinas en el sur hasta Maine en el norte, con Nueva York y el área de Boston potencialmente en peligro.