Viena. El organismo de supervisión nuclear de Naciones Unidas presionaba este viernes a Irán para que aborde las sospechas de que busca desarrollar armas atómicas, parte de los esfuerzos diplomáticos por resolver la disputa antes de una posible acción militar de Israel o de Estados Unidos.

Este mes, un serie de comentarios belicosos de algunos políticos israelíes desataron especulaciones de que el Estado judío pueda atacar las instalaciones nucleares iraníes antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre.

En vísperas de las conversaciones de este viernes entre Irán y la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés), fuentes diplomáticas dijeron que Irán había instalado nuevas centrífugas para enriquecer uranio en su planta subterránea de Fordow.

Aunque las nuevas máquinas todavía no están operando, la medida muestra el desafío de Irán a las demandas internacionales para que suspenda la actividad de enriquecimiento y podría fortalecer la creencia de Israel de que la intensificación de las sanciones no ha logrado cambiar la postura de Irán.

Las fuentes también dijeron que imágenes satelitales mostraron que Irán había usado una estructura parecida a una carpa de color brillante, posiblemente rosada, para cubrir una instalación militar que la IAEA desea inspeccionar, lo que generó nuevas preocupaciones con respecto a una supuesta limpieza de evidencia sobre actividades ilícitas del pasado.

Irán, el archienemigo del Estado judío y un importante productor de petróleo, niega estar buscando desarrollar armas nucleares y ha amenazado con tomar una serie de represalias si es atacado.

El enviado de Irán ante la IAEA, Ali Asghar Soltanieh, manifestó que esperaba progresos en la reunión del viernes. "Ambas partes están tratando de superar la brecha", declaró a periodistas en la misión iraní en Viena.

El inspector jefe de Naciones Unidas, que está a cargo de los estancados esfuerzos de supervisión, declaró que el objetivo era alcanzar un acuerdo sobre responder a los interrogantes de la IAEA acerca de las posibles dimensiones militares del programa atómico de Irán.

Nackaerts, quien encabezó la delegación de la IAEA, dijo que reiteraría su pedido de acceso a la instalación militar de Parchin, donde se cree que Irán realizó pruebas de explosivos relevantes para la capacidad de fabricación de armas nucleares.

Su reunión se realizará por separado de las negociaciones de Teherán con las potencias mundiales, las cuales han presentado pocos avances desde que se reanudaron en abril tras un lapso de 15 meses, pero el foco de las sospechas sobre las ambiciones nucleares de Irán significa que ambos procesos están estrechamente vinculados.