París. Un hombre armado rodeado por la policía francesa en Toulouse, sospechoso de matar a cuatro personas en un colegio judío de esta semana, ha dicho a los negociadores que se entregará esta tarde, dijo el ministro del Interior, Claude Gueant.

"Dijo ... que se entregará esta tarde", dijo Gueant a la televisión BFM, añadiendo que las autoridades estaban decididas a que el sospechoso siguiera con vida para que pudiera ser juzgado.

El sospechoso, un francés de 24 años que supuestamente pertenece a Al Qaeda, lanzó una pistola desde la ventana de la casa a cambio de un "dispositivo de comunicación", dijo Gueant. Aún tiene una ametralladora Uzi, un fusil de asalto Kalashnikov y otras armas, dijo.

El hombre, que es también el principal sospechoso del asesinato de tres soldados la semana pasada, dijo a los negociadores que actuó para castigar el Ejército de Francia por sus intervenciones extranjeras y la difícil situación de los niños palestinos.

Agentes de policía fuertemente armados, con chalecos a prueba de bala y cascos mantienen acordonada la zona residencial donde se está desarrollando la redada, un barrio a pocos kilómetros de la escuela judía Ozar Hatorah donde tuvo lugar el tiroteo del lunes.

Durante la operación han resultado heridos tres policías.