Viena. Irán ha estado experimentando por años problemas con los equipos usados en sus labores de enriquecimiento de uranio y el virus computacional Stuxnet podría ser uno de los factores, dijo un ex funcionario de la agencia de supervisión nuclear de Naciones Unidas.

Olli Heinonen, que en agosto dejó de ser el jefe de inspecciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA), dijo que podría haber muchas razones para las dificultades técnicas que dejaron sin funcionamiento varias centrífugas de la planta de enriquecimiento de Natanz, en Irán.

"Una de las razones es el diseño básico de esta centrífuga (...) no es tan sólida", dijo este viernes Heinonen, ex subdirector de la IAEA y ahora alto catedrático de la Universidad de Harvard.

Consultado sobre el virus Stuxnet, explicó: "Claro, ésta podría ser una de las razones (...) No existe evidencia de que así fue, pero ha habido muchos problemas por el mal funcionamiento de las centrífugas".

Expertos en seguridad han señalado que la aparición del Stuxnet pudo haber sido un ataque contra el programa nuclear de Irán, que según Teherán fue diseñado para producir electricidad. Sin embargo, las potencias de Occidente sospechan que se trata de una fachada para desarrollar armas nucleares.

Cualquier retraso en el plan de enriquecimiento de Irán podría ganar más tiempo a los esfuerzos por hallar una solución diplomática a la disputa con seis potencias mundiales sobre la naturaleza de sus actividades atómicas.

De forma tentativa, Irán acordó reunirse con la representante de las potencias a inicios del próximo mes, en el primer encuentro de este tipo en más de un año.

Previamente esta semana, expertos dijeron que nuevas investigaciones mostraban definitivamente que Stuxnet fue diseñado para atacar la clase de equipos usados en el enriquecimiento de uranio, aumentando las sospechas de que el objetivo fue sabotear los planes nucleares de la república islámica.

Las centrífugas son dispositivos cilíndricos finamente calibrados que giran a una velocidad supersónica para incrementar el elemento fisionable en el uranio, a fin de que pueda servir como combustible para plantas de energía nuclear o, de ser refinado a un grado mucho mayor, para bombas atómicas.

Stuxnet, un destructivo virus de origen desconocido que ataca módulos de comando de equipos industriales, ha sido descrito por algunos expertos como el primer misil guiado cibernético de su clase.