Shanghái. Al menos 53 personas han sido confirmadas muertas en un incendio que devoró a un edificio de viviendas en Shanghái, y el ministro de Seguridad Pública advirtió este martes que accidentes de este tipo podrían ocurrir más a menudo.

El ministro Meng Jianzhu hizo la advertencia tras inspeccionar el edificio de departamentos de 28 pisos que se encontraba en refacciones donde el incendio se desató este lunes por la tarde.

El rápido crecimiento urbano de China está dando origen a un cuantioso número de nuevos edificios de gran altura, y si bien los incendios de importancia han sido relativamente raros en comparación con otros países en desarrollo, el mantenimiento y los estándares de seguridad podrían no ser los mejores.

Meng declaró que el riesgo de incendios estaba aumentando.

"Ahora es un momento en el que los incendios pueden ocurrir fácilmente, y tenemos que aprender a consciencia las lecciones de este desastre", dijo el ministro a otros funcionarios en Shanghái, de acuerdo al sitio web del ministerio (www.mps.gov.cn).

Más de 70 personas fueron hospitalizadas tras el incendio, reportó la agencia de noticias Xinhua. La oficina de informaciones del gobierno de Shanghái dijo más tarde que el total de muertos era de 53.

Vecinos y familiares recorrían los hospitales en busca de personas que vivían en el edificio ubicado en el barrio Jing'an, muchos de ellos maestros y jubilados.

Se desconocía la causa del incendio, pero un testigo dijo que vio materiales de construcción ardiendo antes de que el fuego subiera por los andamios y se extendiera rápidamente, dijo Xinhua.

La oficina de prensa de Shanghái dijo que 25 unidades de bomberos y más de 100 autobombas concurrieron al lugar. Bomberos que intentaban controlar el fuego tuvieron que colocar mangueras en el techo de un edificio cercano para alcanzar el incendio y lo pudieron controlar tras unas cuatro horas de labor.

A principios de 2009, un hotel que estaba en construcción cerca de donde se estaban terminando de edificar las oficinas centrales de la televisión estatal china en Pekín fue consumido por las llamas luego de que una exhibición de fuegos artificiales salió mal. Un bombero murió.