Al menos 245 personas murieron este domingo tras un incendio en una discoteca del sur de Brasil, donde según los bomberos los funcionarios de seguridad del local habían trancado las salidas de emergencia.

El comandante de bomberos del estado de Río Grande do Sul, Guido Pedroso de Melo, dijo a la television Globo News que vio cuerpos sin vida amontonados junto a las puertas de la discoteca Kiss de Santa María, a unos 300 kilómetros al oeste de la capital estatal, Porto Alegre.

"Nos informaron que la seguridad había trancado la salida de las personas que estaban en el local y eso generó pánico", dijo.

Hasta el momento fueron recuperados 245 cuerpos, dijo a periodistas el mayor Cleberson Bastianello, comandante de un batallón de operaciones especiales de la policía militar en Santa María. Otras 48 personas resultaron heridas y están siendo tratadas en hospitales de la región.

La tragedia hizo llorar a la presidenta Dilma Rousseff que se encontraba en Chile

El comandante de bomberos De Melo dijo que el fuego fue causado por una bengala, que incendió el aislamiento acústico del local.

Los sobrevivientes relataron que la discoteca se llenó rápidamente de un denso humo negro, sumiendo en el pánico a las cerca de 500 personas que estaban en el local durante una fiesta de estudiantes universitarios.

"La boite estaba llena", contó Taynne Vendrusculo, una estudiante que logró escapar de la discoteca. "Cuando me di cuenta había cuerpos en el piso. Fue muy chocante", agregó.

La tragedia hizo llorar a la presidenta Dilma Rousseff, que interrumpió su participación en una cumbre en Santiago de Chile.

"En este momento de tristeza estamos todos juntos", dijo Rousseff a periodistas antes de abordar el avión de regreso a Brasil.

El desastre en Santa María recuerda un incendio ocurrido en el 2004 en una discoteca de Buenos Aires, donde murieron cerca de 200 personas después de que alguien encendió una bengala.

Los estándares de seguridad y la capacidad de respuesta de emergencia de Brasil están bajo la lupa dado que la nación sudamericana se prepara para organizar la Copa Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

"¡Un domingo triste!", dijo el gobernador del estado de Rio Grande do Sul, Tarso Genro, en su cuenta de Twitter.