Quito. Un total de 14 mil hectáreas se han perdido en el Ecuador a causa de los incendios forestales, de las cuales 9.713 han resultado destruidas solo en el mes de septiembre, afirmó este sábado el presidente de la República, Rafael Correa, en su informe semanal de actividades.

El mandatario enfatizó que la mayoría de los flagelos en la ciudad de Quito y sus alrededores han sido provocados, por lo que la Policía realiza las investigaciones para dar con los responsables.

Criticó al tratamiento informático  de algunos medios de comunicación que buscan una responsabilidad en las autoridades gubernamentales y locales y explicó que las características del temporal, con intenso sol y fuertes vientos, han facilitado la expansión de los flagelos, muchos de los cuales se originaron por las prácticas culturales para la siembra y para la quema de maleza.

El primer mandatario se solidarizó con un joven bombero de 25 años que murió en servicio ayudando a apagar un incendio forestal en la localidad de Colta, provincia andina de Chimborazo, quien falleció a causa de un paro cardiaco.

La Secretaria Nacional de Riesgo, María del Pilar Cornejo, informó que se han atendido 2.500 incendios, de los cales, más del 80% se han concentrado en Quito y sus al rededores. Además manifestó que hay siete personas detenidas por presuntamente provocar los flagelos y llamó a la ciudadanía a no realizar quemas de maleza y leña, que por los fuertes vientos y por la sequedad de los matorrales, podrían salirse de control.