Zurich. Un ex banquero de Suiza se comprometió a entregar a WikiLeaks más datos sobre tenedores de cuentas corrientes fuera del país, luego de convertirse en uno de los primeros informantes en usar el sitio web para publicar documentos internos de bancos, dijo este domingo un reporte.

Rudolf Elmer, quien fue despedido de Julius Baer en el 2002 y será sometido a juicio en Suiza este miércoles por violar las reglas del secreto bancario, entregará más información a WikiLeaks en una conferencia de prensa en Londres, dijo el diario Der Sonntag.

Elmer declaró al periódico que entregaría dos discos compactos con los nombres y detalles de cuentas corrientes de alrededor de 2.000 clientes del bancos - incluyendo importantes hombres de negocios, artistas y cerca de 40 políticos - que han enviado su dinero al extranjero.

"Los documentos muestran que se ocultan detrás del secreto bancario y que posiblemente lo hacen para eludir impuestos", afirmó Elmer al periódico.

Sin embargo, el ex banquero dijo que tenía conocimiento de que WikiLeaks posiblemente no revelaría de inmediato la información, mientras él es sometido al proceso judicial.

Indicó que los datos involucraban a millonarios, compañías internacionales y fondos de cobertura de varios países, incluyendo Estados Unidos, Alemania y Gran Bretaña.

La información tiene origen en al menos tres instituciones financieras, entre ellas Julius Baer, sostuvo al diario, y cubre un periodo de entre 1990 y el 2009, con muchos de los documentos que llegaron hasta sus manos a través de otros informantes.

Ni Julius Baer ni Elmer, ex jefe de operaciones del banco en Islas Caimanes, estuvieron disponibles de inmediato para hacer comentarios.

Luego de afrontar una enorme presión mundial por el secreto bancario que permite a extranjeros ocultar sus activos de funcionarios tributarios en Suiza, Berna acordó hacer más esfuerzos para cooperar con otros países que van tras la pista de los evasores de impuestos.

Suiza acordó el año pasado transferir los detalles de alrededor de 4.450 clientes que UBS AG ayudó a evadir impuestos al gobierno estadounidense, después de que Washington decidiera dejar de lado los cargos contra el gigante bancario.