Tegucigalpa. Las cifras de inseguridad y violencia que se viven en Honduras fueron puestas en la palestra pública por el Conadeh.

En su informe, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos revela que cada día, un promedio de 16 hondureños pierden la vida de manera violenta, es decir que cada 88 minutos una persona es asesinada.

Del año 2000 hasta junio de 2010 fueron asesinadas 36.036 personas.

Durante la conferencia, Ramón Custodio reveló que del año 2005 a junio de 2010 se atendieron 53.403 denuncias de violación a los derechos humanos de los hondureños.

De esta cifra, 3.907 fueron presentadas en contra de miembros de la Policía Preventiva y 2.868 contra agentes de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC).

Desconfianza. En el documento se especifica que al menos nueve de cada 10 ciudadanos desconfían de la Policía por sospechar que están relacionados con los delincuentes.

Ante esa situación, el 65,8% de los encuestados dejó de salir de noche por temor a ser víctima de los delincuentes.

El 41% de los hondureños decidió colocar cerraduras más seguras en sus casas, 40% decidió tener un perro guardián.

Otro 39% prefirió colocar rejas y bardas en sus viviendas.

En los casos de las personas que han sido víctimas de robo, el 79% dijo que no interpuso la denuncia porque era una pérdida de tiempo, además no tenían pruebas y por los largos y difíciles trámites.

Otro de los factores para no presentar la denuncia es la desconfianza en la autoridad, por miedo al agresor y por miedo a que lo extorsionen.

Impunidad. Sandra Ponce, fiscal de Derechos Humanos, manifestó que la impunidad requiere una respuesta inmediata.

A su juicio, la inseguridad de la que somos víctimas todos los ciudadanos y ciudadanas y todas las personas que habitan en el país está poniendo en tela de juicio la legitimidad del propio Estado.

Un Estado, prosiguió, que no garantiza la seguridad de la integridad personal y la vida es un Estado que debe cuestionarse la razón de su propia existencia.

Impunidad. En cuanto a la poca culminación de las investigaciones de muertes violentas, el fiscal adjunto, Roy Urtecho, indicó que desde ahí es una violación a los derechos humanos. "Es una violación a los derechos humanos cuando no se investigan las causas por las que se produjeron (los crímenes)", dijo.

Entre los años 2005 a 2009, se emitieron 12.098 órdenes de captura, de las cuales solo se han ejecutado 2.510 quedando pendiente de cumplir 9.588.

Al respecto, Urtecho afirmó que esto se debe a la poca cantidad de elementos que tiene la Policía hondureña.

"Se necesitan más policías, se necesita más presupuesto y capacitación", aclaró René Maradiaga Panchamé, subdirector de la Policía Nacional.

El funcionario policial aseguró que para agilizar la ejecución de las órdenes de captura es necesario tener más elementos en la institución.

Urge aumentar presupuesto de Seguridad. El Congreso Nacional estudiará la posibilidad de reforzar el presupuesto de la Secretaría de Seguridad en vista de la urgente necesidad de enfrentar la ola de violencia, el crimen organizado y sus consecuencias, dijo este martes el secretario del órgano legislativo, Rigoberto Chang Castillo.

El presupuesto de Seguridad para 2011 es de 3.110 millones de lempiras (US$161 millones), apenas registra un aumento de 85 millones con relación al de este año, una cantidad que no responde ante el alarmante crecimiento de la inseguridad, dijo Chang Castillo.

Las autoridades de la Secretaría de Seguridad comparecen hoy ante el Congreso Nacional para defender su proyecto presupuestario 2011.