Tokio. Tokyo Electric Power Co ha cumplido con el objetivo fijado por el Gobierno de instalar un sistema de enfriamiento para los dañados reactores nucleares de Fukushima después de cuatro meses del peor accidente atómico desde Chernóbil, dijeron el sábado funcionarios de alto rango.

Goshi Hosono, el ministro de gobierno designado para supervisar la respuesta de Japón a la crisis nuclear, dijo a periodistas que cree que Tokyo Electric había logrado su meta de establecer un sistema estable de enfriamiento para los reactores, el primero de una serie de pasos necesarios para cerrar la planta antes de enero.

La planta nuclear de Fukushima perdió energía después de terremoto y tsunami del 11 de marzo. Tres de los reactores sufrieron fusiones del uranio que usan de combustible, y una serie de explosiones de hidrógeno repartieron material radiactivo sobre toda la zona.

Unas 80.000 personas han sido obligadas a evacuar el área en torno a la planta, debido a la amenaza de la radiación.

El gobierno del primer ministro Naoto Kan, criticado durante semanas por el manejo de la crisis, había fijado el 17 de julio como meta para la instalación del sistema de enfriamiento para el combustible de uranio que aún resta en los reactores dañados.

"Nosotros podremos lograr nuestras metas iniciales gracias a los extenuantes esfuerzos de los trabajadores en el lugar", dijo Hosono, según lo citó el diario de negocios Nikkei.

Funcionarios del gobierno y Tokyo Electric deben entregar una actualización de los esfuerzos por estabilizar Fukushima el 19 de julio, casi cuatro meses después del desastre.

Los esfuerzos por enfriar los reactores de Fukushima actualmente dependen de un complejo sistema construido rápidamente para descontaminar miles de toneladas de agua que son bombeadas a los reactores y que luego circulan nuevamente por los reactores.

El sistema de tratamiento es clave para abordar una segunda amenaza de accidente nuclear derivada del agua radiactiva que se ha acumulado en Fukushima.

Hosono dijo que el sistema de tratamiento de agua, que comenzó a operar a fines de junio, había "superado dificultades iniciales". En las operaciones de prueba, los ingenieros descubrieron una serie de filtraciones que plantearon nuevas preocupaciones sobre la amenaza al agua subterránea y al mar cercano.

Una vez que el sistema de enfriamiento esté en su lugar, los funcionarios han dicho que podrán concentrarse en apagar los reactores de manera segura antes de enero.

En ese momento, el uranio en los centros de los reactores estaría lo suficientemente frío que no causaría que el agua que es bombeada a ellos se evapore. También significaría que habría pocas amenazas de otro corte de energía en la planta.

El cronograma del Gobierno para apagar los dañados reactores en Fukushima de manera segura han sido considerados como un documento tan político como técnico desde el comienzo.

Kan dijo que renunciaría, pero no ha especificado cuando dará un paso al costado, diciendo que tiene la responsabilidad de supervisar las obras de recuperación iniciales y las leyes relacionadas.