Santiago. Intensas lluvias en la zona central de Chile han dejado al menos un muerto y siete personas desaparecidas, además de cientos de damnificados, extensos cortes de suministro de agua potable y la suspensión de faenas mineras, dijeron el domingo autoridades.

"Estamos viviendo una situación extrema en toda la Región Metropolitana", dijo Claudio Orrego, máxima autoridad gubernamental de Santiago.

Además de una mujer fallecida y siete personas desaparecidas, había cerca de 300 damnificados, 765 personas aisladas y unos 47.000 clientes sin suministro de energía, según un balance del gobierno al mediodía.

Las inusuales lluvias, con fuertes precipitaciones en zonas de gran altura en la precordillera, provocaron deslizamientos de tierra y el colapso de las plantas de captación de agua potable, lo que mantenía suspendido el suministro a más de cuatro millones de personas en la capital.

Debido a las fallas en el abastecimiento del agua potable, se suspendieron las clases para los estudiantes en Santiago y autoridades llamaron a las empresas y oficinas gubernamentales a evaluar si estaban en condiciones sanitarias óptimas para realizar sus labores el lunes.

Se espera que el evento climático comience a declinar durante la tarde o noche del domingo