Varsovia. Equipos de rescate intentaban el domingo evacuar a las víctimas y remover los escombros dejados por masivas inundaciones que afectaron el centro de Europa y dejaron al menos 15 muertos el fin de semana.

Intensas precipitaciones causaron el sábado el desborde de ríos y la ruptura de un dique, anegando localidades en la zona suroeste de Polonia y dejando al menos tres muertos, dijeron el domingo funcionarios polacos.

Una mujer se ahogó el sábado en la ciudad de Bogatynia, en el sureste polaco. El domingo se encontraron los cadáveres de otra mujer y el de un socorrista de 55 años que fue arrastrado cuando un dique reventó el sábado, dijo a Reuters por teléfono el portavoz de la brigada de bomberos Pawel Fratczak.

Las inundaciones también provocaron daños y muertes en países vecinos. La cifra de muertos en la República Checa aumentó a cinco el sábado y se temía que otras tres personas desaparecidas estuvieran ahogadas, reportó la agencia de noticias polaca PAP.

El sábado, tres personas fallecieron en la ciudad alemana de Neukirchen, cerca de la frontera polaca.

En la vecina Lituania, la caída de árboles y estructuras cobraron la vida de cuatro personas e hirieron a muchas más, con miles sin electricidad luego de que vientos de tormenta azotaran el país el domingo, dijo el servicio de rescate.

El Ejército, policía y bomberos utilizaban vehículos anfibios, helicópteros y equipos para remover tierra a fin de evacuar a las víctimas de las inundaciones y limpiar los escombros, entre los que se cuentan coches dañados que bloquean las pequeñas calles de pueblos.

El canal de noticias TVN24 reportó que el primer ministro, Donald Tusk, prometió a las víctimas una ayuda financiera idéntica a la que ofreció durante las inundaciones de mayo y junio.

Las víctimas podrán optar a unos 6.000 zlotys (US$2.000) para las actuales necesidades de emergencia, además de hasta 100.000 zlotys (más de US$33.000) para reparar sus casas.

Meteorólogos dijeron a TVN24 que las fuertes lluvias causaron que el Miedzianka se saliera de su cauce.

Las aguas sumergieron gran parte de Bogatynia antes de dirigirse a Nysa, el río fronterizo entre Polonia y Alemania, desbordado aún más por la ruptura de un dique de reserva.

Por el momento, los meteorólogos de Polonia no pronostican nuevas precipitaciones.

En Alemania, las autoridades evacuaron unas 1.400 personas el fin de semana alrededor de la ciudad de Goerlitz, en la frontera con Polonia, donde se espera que el nivel de anegamientos se eleve aún más tras tocar los 7 metros.