Ciudad de Guatemala. El costarricense, Alejandro Jiménez, alias el Palidejo, se sienta hoy en el banquillo de los acusados ante el Juzgado Quinto Penal para escuchar la imputación del Ministerio Público (MP) por ser el supuesto autor intelectual de ordenar el ataque armado contra el empresario nicaragüense Henry Fariñas en la cual murió el cantautor argentino Facundo Cabral.

El sindicado tendrá a su disposición cinco abogados particulares que lo auxiliarán en su defensa. Este jueves fue citado para rendir su primera declaración, aunque se sabe que se abstendrá de declarar, afirmaron sus abogados.

La audiencia está programada para celebrarse a las 8.30 horas (local) y sin no existe ningún inconveniente, Carolonia González, jueza Quinta Penal, le dará el tiempo al MP para que presente los indicios de prueba que tiene contra de el Palidejo para atribuirle su responsabilidad en el ataque armado, ocurrido el 7 de julio del 2011, cuando las víctimas se dirigían al aeropuerto Internacional La Aurora.

Cabral murió instantáneamente en el bulevar Liberación, frente a una estación de Bomberos Municipales, en la zona 12 capitalina, mientas que Fariñas fue trasladado a un sanatorio privado, con varias heridas producidas por arma de fuego.

El ente investigador solicitará en el referido Juzgado que el Palidejo quede ligado a proceso por los delitos de asesinato -por la muerte de Cabral-, asesinato en grado de tentativa -por las heridas de arma de fuego contra Fariñas- y asociación ilícita.

Jiménez fue expulsado el pasado martes de Colombia ya que tenía una orden internacional solicitada por Guatemala. Su detención se dio el sábado recién pasado.

Por este caso, Audelino García Lima, Elgín Enrique Vargas Hernández, Juan Hernández Sánchez y Willfred Allan Stokes Arnold deberán enfrentar juicio por la muerte del cantautor argentino y las lesiones causadas al empresario nicaragüense Fariñas.

Las pruebas aportadas por el MP se fundamentan en la declaración del colaborador eficaz, piloto de Elgín Hernández, quien los señaló de haber participado en el ataque.

En su testimonio, el conductor relató que los cinco participaron en la acción y que el objetivo era darle muerte al empresario nicaragüense, supuestamente por problemas con el narcotráfico.