Bagdad. El Ministerio de Petróleo de Irak está estudiando una oferta presentada por una compañía privada de Arabia Saudita para reconstruir un paralizado oleoducto de exportación de petróleo entre ambos países, dijo a Reuters el domingo el portavoz del ministerio, Asim Jihad.

Jihad y un representante de la firma saudita, Ali Mahir, dijeron que la oferta propuesta incluye a la firma japonesa Mitsubishi y a una compañía húngara identificada como OTV, que formó parte de la construcción del oleoducto original de 626 kilómetros.

"Recibimos con agrado cualquier cooperación con Arabia Saudita en el sector petrolero para mejorar las relaciones bilaterales. La oferta está en discusión", dijo Jihad.

Irak comenzó por primera vez las exportaciones de petróleo a través del oleoducto de 1,7 millones de barriles por día en 1989, pero los sauditas lo cerraron al año siguiente después del comienzo de la Guerra del Golfo y ha permanecido cerrado desde entonces.

Jihad dijo que Irak estaba deseoso de hallar nuevas salidas a la exportación para afrontar el previsto aumento de la producción tras firmar 11 acuerdos con compañías extranjeras.

"Las compañías que desarrollan yacimientos petrolíferos iraquíes subirán considerablemente la producción en los próximos años y eso requiere preparar más salidas de exportación para el petróleo", dijo Jihad a Reuters.

Un representante de la compañía privada saudita dijo que la firma buscará la aprobación del Gobierno de su país para el acuerdo.

Arabia Saudita e Irak acordaron reanudar sus relaciones diplomáticas -que habían sido suspendidas luego de la invasión iraquí de Kuwait en 1990- después de la caída de Saddam Hussein en el 2003. Pero los lazos han sido fríos porque Riad ha tenido problemas en adaptarse al surgimiento de un Gobierno chiíta en Irak.

Irak, que es miembro de la OPEP, necesita inversiones por miles de millones de dólares para reconstruir su destruida economía e infraestructura.

Firmó una serie de contratos de desarrollo con petroleras mundiales después de dos rondas de subastas el año pasado para elevar su potencial de producción de crudo a niveles sauditas de 12 millones de barriles por día (bpd) desde cerca de los 2,5 millones de bpd que produce en la actualidad.