Dubai. Irán no tiene interés en armas nucleares pero continuará tratando de obtener energía nuclear pacífica, dijo el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, a jefes de Estado de países en desarrollo reunidos en Teherán.

Irán, que acoge una cumbre del Movimiento No Alineado, de 120 naciones, espera que la importante reunión demuestre que los esfuerzos occidentales por aislarlo y castigarlo económicamente por su programa nuclear han fracasado.

"Nuestro lema es energía nuclear para todos y armas nucleares para nadie", dijo Khamenei a los jefes de Estado reunidos.

Pero el desacuerdo sobre Siria rápidamente marcó la cumbre cuando el presidente egipcio, Mohamed Mursi, instó a los estados miembros a apoyar a los sirios que tratan de derrocar al presidente Bashar al-Assad, cuyo aliado regional incondicional es Irán.

"Nuestra solidaridad con la lucha del pueblo sirio contra un régimen opresivo que hace tiempo ha perdido su legitimidad es una obligación ética al igual que es una necesidad política y estratégica", dijo Mursi, provocando la salida de la delegación siria, según el canal de noticias panárabe por satélite, Al Jazeera.

No estaba inmediatamente claro si los sirios habían vuelto a la reunión tras el discurso de Mursi.

La visita de Mursi a Teherán fue la primera de un líder egipcio desde la revolución islámica en 1979, pero su discurso inflexible sugirió que no habría una reconciliación rápida entre ambos países tras tres décadas de hostilidad.

Las relaciones diplomáticas entre El Cairo y Teherán se rompieron inmediatamente después de la revolución por el apoyo de Egipto a la caída del Shah y por su acuerdo de paz con Israel.

La declaración final de la cumbre se dispone a expresar su profunda preocupación por la violencia en Siria y el apoyo a todos los esfuerzos del enviado de la Liga Árabe y las Naciones Unidas, Lakhdar Brahimi, para lograr una solución al conflicto, dijo a Reuters un delegado en la cumbre.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que está en la cumbre de Teherán, instó a Khamenei el miércoles a adoptar pasos concretos para demostrar que la actividad nuclear de Irán es pacífica.

Occidente sospecha que Irán trata de alcanzar la capacidad de fabricar armas atómicas, una acusación que Teherán niega.

En su discurso, Khamenei criticó al Consejo de Seguridad de la ONU al considerarlo una reliquia difunta del pasado, ilógica e injusta, usada por Estados Unidos "para imponer sus formas acosadoras al mundo".

"Ellos (los estadounidenses) hablan de derechos humanos cuando lo que quieren decir son intereses occidentales. Hablan de democracia cuando lo que tienen es intervención militar en otros países", añadió.