Teherán. Irán confirmó este martes que invitó a varios embajadores del organismo de control nuclear de la ONU a visitar algunas de sus principales instalaciones nucleares este mes, poco antes de una segunda ronda de conversaciones entre Teherán y las potencias mundiales.

Entre los invitados están representantes de algunas de las seis potencias que participan en las negociaciones para resolver una disputa sobre el programa nuclear iraní, dijo el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores iraní, Ramin Mehmanparast, en una rueda de prensa.

El enviado iraní ante la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés), el organismo de control nuclear de la ONU con sede en Viena, dijo que el plan era que los embajadores viajaran a la instalación de enriquecimiento de uranio de Natanz y al reactor de agua pesada de Arak.

Ambos sitios están en el corazón de la disputa nuclear de Irán con Occidente, que sospecha que la república islámica está buscando desarrollar armas nucleares. Irán lo niega.

"Los embajadores (...) están invitados a visitar nuestros sitios nucleares, particularmente en Natanz y Arak", dijo Soltanieh a Reuters en Viena. "Esto está en línea con nuestra política nuclear transparente", agregó y confirmó que también se realizarán reuniones con funcionarios iraníes de alto nivel.

Analistas dijeron que la medida era un intento de Teherán de demostrar apertura sobre su programa nuclear antes de la reunión con las seis potencias -Rusia, China, Estados Unidos, Francia, Alemania y Gran Bretaña- que se celebrará este mes en Estambul.

"Este es Irán tratando de mostrar que es flexible, no tenemos problema en mostrar nuestras instalaciones a diplomáticos", dijo Mahjoob Zweiri, un experto iraní en la Universidad de Qatar.

Presión de sanciones. Teherán y las potencias acordaron el mes pasado en Ginebra, las primeras conversaciones en más de un año, sostener más discusiones en la ciudad turca a fines de enero, aunque aún no fue informada la fecha exacta.

La reunión de Ginebra no logró grandes avances hacia resolver la larga disputa por el programa nuclear de Irán. Teherán dice que busca la producción pacífica de electricidad y rechaza las demandas internacionales para detenerlo.

"La nueva medida de invitar a los embajadores de diferentes países a visitar nuestras instalaciones nucleares ha mostrado una vez más la buena voluntad de nuestro país con respecto a la cooperación (con la IAEA) y las actividades nucleares pacíficas (de Irán)", dijo Mehmanparast.

Entre los embajadores invitados hay algunos pertenecientes a países de la Unión Europea, así como enviados de algunas naciones en vías de desarrollo del movimiento de los no alineados, agregó.

"Probablemente visitarán Irán y nuestras instalaciones nucleares el 15 y 16 de enero", precisó.

Un diplomático europeo, que prefirió no ser identificado, dijo el lunes a Reuters que Irán había invitado a varios embajadores acreditados ante la IAEA a visitar sus instalaciones nucleares.

Irán, uno de los mayores productores de petróleo del mundo, ha sido objeto desde junio de una serie de medidas de la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea destinadas a su importante sector energético. Las sanciones buscan persuadir a Teherán para que detenga su programa de enriquecimiento de uranio.

Aunque Irán insiste en que las sanciones no tienen efecto, analistas políticos dicen que la inesperada severidad de las medidas pueden haber sido un factor importante para que la república islámica vuelva a las conversaciones.