Teherán. El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, dijo el sábado que los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos fueron exagerados, días después de que el mandatario estadounidense, Barack Obama, mostrara su apertura para dialogar con la república islámica.

Reconocido por su retórica anti-estadounidense y anti-israelí, el populista Ahmadinejad reiteró además su negación del Holocausto, que según historiadores llevó a la muerte de seis millones de judíos a manos de la Alemania nazi.

Ahmadinejad dijo que los ataques del 11 de septiembre, perpetrados en Nueva York y Washington D.C. con aviones de pasajeros secuestrados, fueron fabricados como una excusa para que Estados Unidos invadiera Afganistán e Irak.

Durante una conferencia en Teherán, Ahmadinejad dijo que no había evidencia de que la cifra de muertos en el World Trade Center de Nueva York, que resultó completamente destruido en los ataques, fuera tan alta como se había reportado y que los "sionistas" habían sido alertados con anticipación.

"¿Cuál fue la historia del 11 de septiembre? Durante cinco a seis años, y con la ayuda de la prensa, crearon y prepararon a la opinión pública para que todos consideraran un ataque a Afganistán e Irak como (su) derecho", dijo en un discurso televisado.

Ningún "sionista" murió con la caída de las Torres Gemelas, según dijo Ahmadinejad, porque "un día antes se les dijo que no fueran a su lugar de trabajo". "Anunciaron que 3.000 personas murieron en este incidente, pero no hubo reportes que revelen sus nombres. Quizás ustedes los vieron, pero yo no", indicó en una reunión de medios de noticias iraníes.

Existe una lista publicada de los muertos del 11 de septiembre de más de 90 países en internet.

Un total de 2.995 personas murieron en los ataques. contando a 19 secuestradores y todos los pasajeros y tripulantes de los cuatro aviones capturados, según las cifras oficiales estadounidenses.

Estados Unidos culpó de los ataques a la organización Al Qaeda, dirigida por el fundamentalista de origen saudí Osama Bin Laden.