Fort Myers/Miami. El ojo del huracán Irma tocó tierra el domingo cerca de la ciudad estadounidense de Naples perdiendo algo de fuerza, pero seguía descargando su furia sobre el estado de Florida con vientos de 175 kilómetros por hora, lluvias y fuerte oleaje.

El sur del estado de Florida estaba sintiendo los efectos de la tormenta, con la muerte de al menos un hombre, una mujer obligada a dar a luz por su cuenta, edificios de apartamentos balanceándose y árboles arrancados de cuajo por los vientos.

El Centro Nacional de Huracanes estadounidense informó en su última actualización que Irma estaba unos 10 kilómetros al norte de Naples, que habría sufrido los peores embates en Florida del huracán, ya de categoría 2.

Trump habló con los gobernadores de Alabama, Georgia, Carolina del Sur y Tennessee, a medida que el trayecto de la tormenta se alejaba de los Cayos de Florida hacia el oeste y eventualmente los estados del norte.

Tampa y Hurricane Bays tenían mareas extremadamente bajas, lo que dejaba a embarcaciones varadas, aunque los meteorólogos alertaban que la tormenta podría hacer regresar esas aguas en olas de más de 4 metros a lo largo de la costa oeste de Florida.

En las inundadas calles de Miami, pequeñas olas coronadas de espuma se veían entre las torres de oficinas del centro.

Irma es uno de los más potentes huracanes alguna vez vistos en el océano Atlántico, dejando 28 muertos en el Caribe y bañando Cuba con olas de 11 metros de altura el domingo, y se movería a lo largo de la costa occidental de Florida durante la tarde y la noche.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobó una declaración de zona de desastre el domingo para ayudar a Florida a recuperarse de Irma, dijo el gobernador del estado, Rick Scott.

“Las malas noticias son que este es un gran monstruo”, dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca, indicando que el daño que provoque la tormenta será muy costoso. “Espero que no haya mucha gente en su camino”, agregó el mandatario, y expresó que esperaba viajar muy pronto a Florida.

Unos 6,5 millones de personas, alrededor de un tercio de la población del estado, ha recibido la orden de evacuar el sur de Florida. “Está es una situación potencialmente mortal”, dijo Scott en una conferencia de prensa.

Cuantiosos daños. Irma provocaría daños por miles de millones de dólares en el tercer estado más poblado de Estados Unidos, un importante centro turístico con una economía que genera alrededor de un 5% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional. Más de 2,5 millones de hogares y compañías estaban sin suministro eléctrico, de acuerdo a la empresa Florida Power & Light.

El huracán ya dejó al menos un muerto en el estado. Trabajadores de emergencias en los Cayos de Florida dijeron que sacaron el cuerpo de un hombre de su camioneta, que había chocado contra un árbol en medio de los fuertes vientos.

En Miami, una mujer en el vecindario del Pequeño Haití dio a luz por sus propios medios mientras personal médico le ofrecía indicaciones por teléfono, ya que los trabajadores de emergencias no pudieron llegar, se informó en la cuenta de Twitter de la ciudad. Madre y bebé están ahora en un hospital.

En tanto, el presidente Trump fue informado el domingo por el director de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) sobre el rumbo del huracán y los preparativos para responder a sus consecuencias, dijo la Casa Blanca.

Además, Trump habló con los gobernadores de Alabama, Georgia, Carolina del Sur y Tennessee, a medida que el trayecto de la tormenta se alejaba de los Cayos de Florida hacia el oeste y eventualmente los estados del norte.