Jerusalen. Las autoridades israelíes acusaron al imán de una mezquita en Nazareth de incitar a la violencia contra el Papa Benedicto XVI y de apoyar a Al Qaeda y la "jihad global", según declaró el domingo el Ministerio de Justicia de ese país.

La acusación señala que Nazim Mahmoud Salim, arrestado por la policía hace un mes, encabezaba un grupo de 2.000 seguidores y predicaba en la mezquita Al Aqsa en Jerusalén, el tercer santuario más sagrado del Islam.

A Salim se le acusó de incitar a la violencia contra el Papa Benedicto durante la visita del pontífice el año pasado a Nazareth, el pueblo donde Jesús pasó su infancia, actualmente el corazón de la minoritaria población árabe de Israel.

Según los cargos, durante la última década en sus sermones y en su sitio web, Salim predicó "una visión de mundo ideológica idéntica a las de la jihad global" y escribió "publicaciones que apoyaban y se identificaban con la organización terrorista Al Qaeda".

De acuerdo con la acusación, cuando el Papa Benedicto visitó Tierra Santa en mayo del 2009, Salim habría dicho en un sermón en Al Aqsa: "El Papa se prepara en la puerta del Vaticano y a la cabeza de una cruzada contra el mundo islámico. Expulsaremos al Papa de Nazareth."

Salim permanecerá detenido hasta el final de su juicio, según dijo una portavoz del Ministerio de Justicia.