Beersheba. Israel desplegó este domingo fuera de la Franja de Gaza un anunciado escudo para derribar cohetes, pero advirtió a los israelíes en la línea de fuego del enclave palestino que no estarán protegidos del todo.

El posicionamiento de la "Cúpula de Hierro" justo al norte de Beersheba, una ciudad del sur impactada dos veces con cohetes en un mes de escalada de violencia en la zona fronteriza, fue descrito por el Ejército como una "aceleración" de las evaluaciones de campo previstas del sistema.

Disparando misiles guiados por radar desde un lanzador del tamaño de un camión, la Cúpula de Hierro está diseñada para rastrear y hacer explotar las amenazas que llegan por el aire.

Su desarrollo fue acelerado después de la guerra del Líbano en el 2006 y funcionarios de defensa dicen que realizó con éxito varios ensayos reales.

Pero algunos expertos han criticado lo que consideran como retrasos innecesarios y proteccionismo del gobierno al elegir Cúpula de Hierro -producido por una fábrica estatal de armas y en parte financiado por subvenciones de defensa de Estados Unidos- sobre alternativas listas disponibles en el extranjero.

"No quiero crear la ilusión de que el sistema Cúpula de Hierro, que estamos desplegando por primera vez hoy, brindará una respuesta total o amplia", dijo a su Gabinete en Jerusalén el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

"La respuesta real a la amenaza de los misiles está en la combinación de medidas ofensivas y disuasivas con medidas defensivas, y con una postura firme del gobierno y el público", señaló.

Netanyahu habló poco después que, en un ataque aéreo contra Gaza, Israel matara a dos miembros de la Jihad islámica, un grupo guerrillero palestino que está detrás de buena parte de los asaltos militantes con cohetes hacia el Estado judío.

Hamas, el movimiento islámico que controla Gaza y cuyas fuerzas también forman parte de la lucha, dijo este sábado que los disparos desde el enclave costero cesarían si Israel deja de atacar también.