Jerusalen. El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, presentará el lunes un plan a Naciones Unidas para retirarse de partes de un disputado pueblo situado en la frontera con el Líbano, dijo el domingo una fuente política.

El pueblo de Ghajar, se ubica en el límite entre Israel y Líbano aunque sus residentes profesan lealtad a Siria, durante años ha sido un punto ocasional de violencia entre militares israelíes y guerrillas libanesas de Hezbollah apoyadas por Irán.

Previamente este año, un funcionario de la ONU en el Líbano dijo que ambos países necesitaban hacer avances en democratizar su frontera, llamada "línea azul", que es supervisada en el lado libanés por una fuerza de paz de la ONU conocida como

Unifil. Ghajar, un ex territorio sirio, se encuentra en las faldas de los Altos del Golán ocupados por Israel tras una guerra en 1967. Residentes tienen ciudadanía israelí y trabajan en Israel. No quieren que el Líbano controle el pueblo porque dicen que son sirios.

En el 2000, un panel de la ONU ubicó la parte norte de Ghajar en el Líbano. Pero Israel retomó el control de esa zona durante su guerra del 2006 con Hezbollah, debido a los frecuentes enfrentamientos en el lugar.

Hezbollah, aliado de Siria, domina ampliamente el sur de el Líbano y actualmente es un poderoso actor político en Beirut. Ha dicho que no reconocería ningún control israelí en Ghajar y ha atacado a fuerzas de Israel desplegadas en suelo libanés.

Netanyahu presentará las recomendaciones de un panel militar al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, cuando ambos se reúnan el lunes en Nueva York, dijo la fuente, quien se negó a ser identificada.

"El primer ministro aprobó el plan que ha sido discutido con los jefes de la UNIFIL y será puesta en discusión (por ministros de alto rango) tras regresar de Estados Unidos", agregó la fuente.

Netanyahu comienza una visita a Estados Unidos el domingo en Nueva Orleans donde se reunirá con líderes judíos estadounidenses antes de seguir a Nueva York para ver a Ban y a la secretaria de Estado Hillary Clinton.

El coordinador especial de la ONU para el Líbano, Michael Williams, dijo en agosto tras un enfrentamiento en otro punto en la frontera de 120 kilómetros que una retirada israelí desde la parte norte de Ghajar "haría bastante por ayudar a restaurar confianza".