Viena. Científicos japoneses hallaron concentraciones cuantificables de yodo-131 y cesio-137 radioactivos en muestras de agua salada tomadas a unos 30 kilómetros de la costa, dijo el jueves el organismo de vigilancia nuclear de la ONU.

"Las concentraciones de yodo están en o sobre los límites reglamentarios japoneses y los niveles de cesio están muy por debajo de ellos", indicó este jueves la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés).

Autoridades japonesas han dado a la agencia con sede en Viena información de muestras recogidas entre el 22 y 23 marzo, tras la detección de yodo y cesio en el agua cerca de la inutilizada planta nuclear Fukushima Daiichi, señaló la agencia en una declaración.

"El laboratorio de medioambiente marino de la IAEA en Mónaco ha recibido los datos para la revisión", dijo el grupo.

En un intento desesperado por enfriar los reactores y su combustible en los estanques, los trabajadores han rociado o arrojado agua de mar en la planta. Funcionarios han reconocido que parte de esa agua se derramó hacia el mar.

A comienzos de la semana, autoridades japonesas realizaron pruebas en el agua marina afuera de la planta para medir radiación, pero destacaron que los elevados niveles ya detectados no revestían un mayor problema.

La IAEA dijo que un navío de la agencia japonesa para la Ciencia Marina y Terrestre y de Tecnología había "recogido muestras de agua en varios puntos a 30 kilómetros de la costa y halló concentraciones medibles de de yodo-131 y cesio 137".

Además la agencia señaló que tres trabajadores de la planta habían sido expuestos a "elevados niveles" de radiación, dando detalles acerca de un incidente reportado anteriormente el jueves en Japón.

"Los tres se hallaban trabajando en el edificio de turbinas de la unidad 3 del reactor y han recibido una dosis de radiación en el rango de entre los 170 y 180 milisieverts", indicó la agencia.

La IAEA señaló que dos de ellos fueron trasladados a un hospital para recibir tratamiento por "pies gravemente contaminados". "Los trabajadores habían trabajado por alrededor de tres horas en contacto con las aguas contaminadas", agregó.

La dosis promedio por trabajador a lo largo de cinco años en una central nuclear es de 50 milisieverts.

La firma a cargo de Fukushima dijo la semana pasada que había elevado el límite para los trabajos de emergencia a 100 milisieverts por hora.