La Compañía de Electricidad de Tokio, empresa dueña de la central nuclear Fukushima Número Uno, anunció este martes que mediciones han detectado niveles anormalmente altos de sustancias radioactivas en el agua de mar, a una distancia de hasta 16 kilómetros de la central.

Este lunes, a las 14:30 hora local, la Compañía de Electricidad tomó una muestra de agua de mar a 330 metros al sur de la salida del drenaje de la planta nuclear. La muestra contenía yodo-131 a un nivel 126,7 veces superior al de la concentración legal. 

El nivel de cesio-134 era 24,8 veces más alto, y el de cesio-137 era 16,5 veces superior al nivel fijado por la ley, según publica la agencia estatal NHK.

El agua de mar analizada, poco antes de la medianoche de este lunes, cerca de la playa de Iwasawa, 16 kilómetros al sur de la central nuclear, contenía yodo-131, un nivel 16,4 veces mayor al fijado legalmente.

Un milisievert de radiación es el estándar establecido por el gobierno para exposiciones durante un año, sin representar ningún daño para la salud. 

Es también la cantidad consumida por un japonés promedio que bebe agua corriente diariamente durante un año.